La tendencia “coma ahora y pague después” está creciendo como punto de relanzamiento en EU.

1 No me gusta0

La startup de servicio de entrega de comida a domicilio similar a Uber Eats, DoorDash, acaba de anunciar una nueva etapa en su batalla legal contra el Gobierno de la ciudad de Nueva York, debido a una ley que pide que las empresas de entrega de alimentos compartan datos de clientes con otros restaurantes.

Según destaca un artículo de Nat Ives para The New York Times, la ciudad de Nueva York aprobó una serie de proyectos de ley destinados a la industria de entrega de alimentos (o delivery) para este verano, uno de los cuales requiere que las apps compartan datos como el nombre, número de teléfono, correo electrónico y la dirección de entrega del cliente con otros restaurantes.

Lo anterior se está dando en un momento donde la tendencia de “compre ahora y pague después” está e auge en Estados Unidos.

Incluso, las firmas de delivery afirman que pueden aprobar más rápido a los clientes que incluso los bancos. 

El retail cuenta con planes de pago a plazos más seguros, porque son más pequeños los límites de gasto.

Actualmente, los compradores obtienen la capacidad de comprar cosas incluso sin efectivo, lo que se traduce en mayores ventas para los minoristas, quienes a su vez pueden incurrir en tarifas más altas que las compras con tarjeta de crédito, a menudo subiendo el costo del servicio entre el 3% y el 5% sobre la compra como manera de compensación.

En este sentido, Synchrony, el mayor emisor de tarjetas de crédito en tiendas de Estados Unidos, Iniciará un plan de compra ahora y pago después en octubre. 

Cabe recordar que la firma PayPal anunció que estaba comprando la empresa japonesa de pago a plazos Paidy, con un acuerdo de 29,000 millones de dólares.