Como un saldo preliminar, tres empresas relacionadas al sector de la manufactura automotriz han cerrado sus puertas debido a las diversas huelgas que se registran en Matamoros, Tamaulipas, así lo dio a conocer Rolando González Barrón, Presidente de la Asociación de Maquiladoras de Matamoros.

0 No me gusta0

Como un saldo preliminar, tres empresas relacionadas al sector de la manufactura automotriz han cerrado sus puertas debido a las diversas huelgas que se registran en Matamoros, Tamaulipas, así lo dio a conocer Rolando González Barrón, Presidente de la Asociación de Maquiladoras de Matamoros.

“Nosotros nos concentramos en lo legal, económico y en la inversión extranjera. Y a los corporativos no hay manera en que les explique cómo se para una planta de forma totalmente ilegal, sin estar en huelga; lo que sí es que en este momento, tres empresas decidieron cerrar sus puertas”, informó.

Dijo que hasta el momento hay 25 empresas que esperan la intervención del Gobierno Federal y que los esfuerzos de la Secretaría del Trabajo no han rendido frutos porque no han aplicado la fuerza:

“Desde octubre tuvieron varias reuniones con la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde ya que nosotros veíamos que la situación iba a estallar, pero la Secretaría del Trabajo no quiso poner fuerza para resolver el conflicto en la frontera, pese a que ya nos había recibido el pasado diciembre”, aclaró.

Señaló que pese a que el gobierno de Tamaulipas declaró a 15 huelgas ilegales, el paro continúa en varias empresas, afectando incluso a la maquiladora de volantes más grande del mundo:

“Aunque la empresa Autolib ya firmó el contrato, la cual es la planta de volantes más grande el mundo, y las condiciones, todavía no abre sus puertas la empresa”.

Expresó que en Matamoros, la industria extranjera maquiladora cuenta con 85,000 trabajadores, de los cuales, los que ganaban el salario mínimo eran 18,000 y esa gente, con las nuevas disposiciones, empezó a ganar un 15% más, pero el tema se complicó cuando empezaron a exigir un bono de 32,000 pesos, lo cual hizo que varias empresas tuvieran pasivos repentinos de varios millones de pesos, con lo cual quedaron insolventes.