Siete empresas mexicanas se llevaron en forma individual diversos contratos licitados en la tercera fase de la Ronda Uno; asimismo, otras cinco firmas nacionales –que participaban en consorcio con extranjeras– también resultaron ganadoras.

132 No me gusta4

Siete empresas mexicanas se llevaron en forma individual diversos contratos licitados en la tercera fase de la Ronda Uno; asimismo, otras cinco firmas nacionales –que participaban en consorcio con extranjeras– también resultaron ganadoras.

Strata Campos Maduros ganó Peña Blanca y Carretas, en Nuevo León y Ricos, en Tamaulipas. Diavaz Offshore obtuvo las áreas de Barcodón, Tamaulpas, Catedral, Chiapas y Perseus se quedó con Tajón y Fortuna Nacional, en Tabasco.

Mientras que Geo Estratos en consorcio con Geo Estratos Mxoil Exploración y Producción se quedaron con Pontón y Teculutla, en Veracruz.

Otras empresas mexicanas que obtuvieron áreas de forma individual fueron Lifting, que se llevó Cuichapa Poniente, en Veracruz; Grupo Diarqco, Mayacaste, en Tabasco; Consorcio Manufacturero Mexicano, Mareógrafo, en Nuevo León e Industriales Globales, Duna, en Nuevo León.

Por otro lado, la compañía canadiense Renaissance fue la ganadora de tres campos: Mundo Nuevo, Topén y Malva, todos en Chiapas. Molocan, en Veracruz fue adjudicada al consorcio holandés Canamex Dutch con Perfolat de México y American Oil Tools. El Paraíso fue otorgado a Roma Energy con Tubular Technology y Gx Geoscience Corporation, consorcio formado por Estados Unidos y México. Benavides-Primavera se la llevó el consorcio de empresas mexicanas Sistemas Integrales, Nuvoil y Constructora Marusa y por último, Secadero fue para el consorcio mexicano formado por Grupo R Exploración y Producción junto con Constructora y Arrendadora.

 {socialbuttons}