A pesar de toda la incertidumbre experimentada en México en los primeros nueve meses de 2018, tanto por las elecciones federales como por la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del norte (TLCAN), la demanda de oficinas en la Ciudad de México mantuvo una dinámica positiva que resultó incluso mejor a lo observado en años anteriores.

De acuerdo con el reporte de oficinas de Cushman & Wakefield (C&W) correspondiente al tercer trimestre de 2018, la absorción de espacios alcanzó 237,250 m2 que resultó 2% superior al promedio de los nueve primeros meses de los últimos cinco años.

De acuerdo con la firma de corretaje inmobiliario, estas cifras responden a la expansión en la actividad de los negocios. “El sano comportamiento de la demanda observada a través del año, da credibilidad al optimismo de varios participantes del mercado”

El reporte agregó que también beneficio este desempeño la entrega de algunos proyectos de grandes dimensiones que tenían importantes porciones de espacio prearrendados, destacando el caso del submercado de Periférico Sur.

A pesar de lo anterior, la tasa de disponibilidad de espacios sigue su ascenso, debido a los elevados niveles de construcción y la incorporación de inventario nuevo que suma 478,360 m2 en lo que va del año. C&W reportó un incremento de 200 puntos base en la tasa de disponibilidad llegando a 12.5% al cierre de septiembre.

Otra tendencia que se observó es que precisamente la construcción de nuevos proyectos observó señales de moderación que estimó es 23.4% inferior a la de un año atrás, superando apenas el millón de metros cuadrados.

Sobre los precios de renta en dólares por mes, que se ubicaron en 23.33 dólares promedio, afirman que luego de haber tocado piso en el primer semestre de 2017, a partir de entonces observan una recuperación robusta que hoy significa 9.2% superior al promedio de la primera mitad de 2017.