El presidente Felipe Calderón asistió el pasado fin de semana al complejo turístico Litibú, en Riviera Nayarit, para atestiguar la inauguración de un campo de golf y presenciar el compromiso de cuando menos tres desarrolladores privados que iniciaron la construcción de los primeros hoteles y lotes residenciales. El presidente Felipe Calderón asistió el pasado fin de semana al complejo turístico Litibú, en Riviera Nayarit, para atestiguar la inauguración de un campo de golf y presenciar el compromiso de cuando menos tres desarrolladores privados que iniciaron la construcción de los primeros hoteles y lotes residenciales. Luego de la severa crisis de 2009, que afectó fuertemente distintos desarrollos turísticos, las inversiones comprometidas finalmente inician su actividad. Se trata de las cadenas hoteleras de origen español Iberostar y Hasbani, además de La Tranquila, un desarrollo residencial-turístico de la firma Jegal, empresa de Guadalajara que encabeza Jesús Gallegos. De acuerdo con Miguel Gómez-Mont, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), organismo encargado de construir la infraestructura pública del complejo turístico, actualmente ya se tiene vendido 90 por ciento de los terrenos a inversionistas. Informó que el desarrollo tiene totalmente concluida la urbanización e infraestructura pública, cuyo costo significó al Fonatur 800 millones de pesos (mdp), y que prevé detonar inversiones privadas por 5 mil mdp. Se estima que será hasta 2013 cuando Litibú esté operando a toda su capacidad. Aunado a la construcción de los 2 mil 288 cuartos y 946 viviendas, el desarrollo contará con un campo de golf de 68 hectáreas y 18 hoyos. Inaugurado este fin de semana por el presidente Felipe Calderón. Litibú forma parte del Centro Integralmente Planeado (CIP) Riviera Nayarit, que fue lanzado desde el sexenio de Vicente Fox, sin embargo ahora solamente se le conoce como un Proyecto Turístico Integral.