Estados Unidos no logrará salir de manera sólida de su crisis económica hasta que su sector vivienda logre enderezar su camino de manera sólida, tenencia que por ahora no parece estar clara
Estados Unidos no logrará salir de manera sólida de su crisis económica hasta que su sector vivienda logre enderezar su camino de manera sólida, tenencia que por ahora no parece estar clara Por Real Estate Market CIUDAD DE MEXICO.- Estados Unidos no logrará salir de manera sólida de su crisis económica hasta que su sector vivienda logre enderezar su camino de manera sólida, tenencia que por ahora no parece estar clara. Durante la recta final de marzo pasado, el ex presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), Alan Greenspan, dijo en una entrevista de televisión con Guillermo Ortiz, exgobernador del Banco de México (Banxico), que los precios de las viviendas en Estados Unidos parecen haber tocado fondo, pero que aún son "frágiles" y que el país no saldrá de la crisis hasta que se estabilicen. "No estaremos fuera de esta crisis hasta que los precios de las casas en Estados Unidos se estabilicen realmente. Parecen haberse estabilizado pero aún son muy frágiles", dijo Greenspan. Asimismo, apenas el miércoles 7 de abril, el actual presidente de la FED, Ben Bernanke, que no ve prueba alguna de ''una recuperación sostenida'' en el mercado de la vivienda, al destacar que los embargos hipotecarios siguen aumentando. En particular, Bernanke apuntó a la continua debilidad en la vivienda como un peligro para la recuperación económica de su país. Señaló que muchos estadounidenses siguen enfrentando el desempleo o los embargos hipotecarios, e incluso en algunos casos ambas situaciones. Y como elementos que indican que no ha terminado la crisis hipotecaria e inmobiliaria de Estados Unidos, en la semana terminada el 8 de abril, la tasa promedio de los préstamos a 30 años llegó a 5.21% desde el 5.08% de la semana anterior, reportó la firma hipotecaria Freddie Mac. Hace un año, la tasa promedio era de 4.87%, por lo cual la tasa hipotecaria a 30 años tocó su nivel más alto en ocho meses, debido a la alza de los rendimientos de los bonos del Tesoro en Estados Unidos.