El director general de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Ariel Cano, rechazó la propuesta que, a través de la Canadevi, el sector privado inmobiliario ha hecho en torno a no fomentar la compra de vivienda usada, pues lo considera "competencia desleal".

190 No me gusta24

Por Real Estate Market El director general de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Ariel Cano, rechazó la propuesta que, a través de la Canadevi, el sector privado inmobiliario ha hecho en torno a no fomentar la compra de vivienda usada, pues lo considera "competencia desleal". Cano señaló que la respuesta a la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) es un "rotundo no". Indicó que la iniciativa de la compra de casas usadas no es competencia desleal, y que "es incorrecto que como responsable de la política pública de la vivienda la inhiba su compra". El titular detalló que la vivienda usada cada vez se vuelve más competitiva, debido principalmente a la ubicación, factor al que el consumidor le da preferencia y eleva el valor de los inmuebles incluso si son usados. El funcionario aseveró que la vivienda usada será parte de la política pública, pues la movilidad habitacional será más frecuente. Comentó que en 2009, la Conavi detectó tres tipos de vivienda usada; la primera, conocida como "solovino", se refiere a la casa usada común, en la que los propietarios originales se mudan a otro lugar, y que sigue siendo un vivienda con carga de créditos. La segunda es la casa usada de manera industrial, o mucha vivienda adjudicada que algunas inmobiliarias concentran y desplazan como vivienda usada, a las que Cano dijo se les negará subsidio, porque ?no resuelve una necesidad inmediata de habitación. La tercera clase de vivienda, llamada "goles", consiste en la práctica en que la vivienda nueva se vende como mercado, mediante un esquema de estrategia, y que la Conavi afirma vetará. No obstante la competitividad del producto, Cano puntualizó que en 2010 y 2011, la venta de viviendas usadas no aumentará, pues México es un país aún con un rezago habitacional, con mucha demanda de casa nueva y poca oferta.