|  

Actualmente con 30 por ciento del contrato de arrendamiento, el edificio ocupa una manzana entera de lo que se considera el centro de Rio de Janeiro.

En el mismo periodo los inventarios cayeron a 2.49 millones, lo que garantiza un abastecimiento de 6.6 meses de acuerdo a los niveles de venta actuales.

En contraparte los permisos para nuevas construcciones subieron 7.9 por ciento a un ritmo de 780 mil unidades.

La reducción de los precios fue más marcada en el área de la vivienda residencial nueva, con retrocesos en 55 de las 70 ciudades analizadas.

Desde los niveles máximos la caída ha sido de un 38 por ciento de media, cuando el descenso general fue poco más de un 30 por ciento.