Con la intención de hacerle frente a la crisis derivada del Covid-19, entes relacionados con el turismo aseguran que el sector requiere de creatividad y de articulación.

0 No me gusta0

Diferentes entes relacionados con el turismo y el comercio en Colombia, aseguran que la ‘industria sin chimeneas’ requiere de creatividad y de articulación, tanto de los actores tradicionales de la cadena productiva, como de los no tradicionales, para afrontar la reactivación, por lo que lanzan ‘Colombia Riqueza Natural’, un premio a los proyectos que impulsen la reactivación del turismo de naturaleza, sostenible y de conservación ambiental, con un financiamiento total por 200 mil dólares.

Mientras las propuestas ganadoras recibirán cada una entre 20 mil y 50 mil dólares mil dólares; en la iniciativa participan la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinComercio) y Colombia Productiva, y cuenta con el apoyo de la Universidad EAN y Ruta N, quienes acompañarán a los ganadores en la consolidación de sus ideas.

José Manuel Restrepo, ministro de MinComercio, menciona que Colombia es uno de los 17 países megadiversos del planeta y es considerado el segundo país más biodiverso. “Por lo tanto, nuestro potencial en turismo de naturaleza es enorme y, por medio de este proyecto, se apoyará la identificación de aquellas iniciativas que no solo protejan nuestras riquezas naturales, sino que a su vez impulsen el turismo en el país POSCOVID-19”.

Por su parte, Camilo Fernández de Soto, presidente de Colombia Productiva, expresa que “lograr una transformación y sofisticación en el sector turismo, de cara a la reactivación de esta industria, requiere la creación de encadenamientos con otros sectores de la economía para diversificar la oferta de servicios a los viajeros”.

Finalmente, Larry Sacks, director de la misión Usaid/Colombia, dice “es claro que el turismo en general y, especialmente el turismo de naturaleza, representa una gran oportunidad de apoyar a las comunidades rurales de Colombia; así como una vía para vincular de manera especial a las poblaciones de jóvenes y mujeres, afrocolombianos e indígenas, y conservar la biodiversidad del país”.