Según un análisis, 64% de los viajeros de entre 30 y 40 años desean conocer destinos a través de la Realidad Aumentada (RA), además que 50% se siente animado a reservar con tecnologías.

1 No me gusta0

Agencias de viajes, aerolíneas, hoteles y el sector turístico cada vez se apoya más en la Inteligencia Artificial (IA) para ofrecer mejores experiencias para el turismo.

En este sentido, cada vez son más los viajeros que incorporar la IA en sus recorridos. Según datos del análisis “AI travel agents, the future?”, 64% de los viajeros de entre 30 y 40 años desean conocer cierto destino a través de una vista con Realidad Aumentada (RA) sobre los viajes que planean realizar, además que 50% se siente animado a reservar un viaje con tecnologías que le ayuden a personalizar sugerencias de destinos.

La IA es de utilidad para las empresas y viajeros, ya que una experiencia de viaje puede ser compleja para reservar boletos, planear recorridos y gestionar tiempos.

Otro elemento de la tecnología son los chatbots, que impulsados en IA permiten al turismo conocer los horarios de un vuelo o hacer reservaciones con estos asistentes virtuales.

Además de responder a consultas, gracias al Procesamiento de Lenguaje Natural (PLN) comprenden las solicitudes de los usuarios y responder instantáneamente, por mensaje de texto o voz debido a que varios están configurados en diversos idiomas.

En este sentido, los chatbots pueden analizar las preferencias de viaje del usuario y recomendar las mejores opciones en presupuesto e itinerario.

De acuerdo con NDS Cognitive Labs, la IA ofrece:

Optimiza la planeación. Con la IA se reservan boletos y se gestionan rutas de viaje, de modo que pueden brindar al viajero las opciones para planificar su viaje.

Mejora la experiencia. Antes de subir a un avión, la IA ayuda a contar con experiencias más gratas y amigables y que la empresa le ofrezca lo que busca.

Hiper-personalización. Por ejemplo, el Machine Learning permite a las empresas interpretar toda su información y transformarla en acciones concretas que se ajusten a los deseos y necesidades de cada consumidor.

Un viaje ideal. La IA interpreta los gustos de cada viajero y lo ayudan a planear cada recorrido no sólo con base en sus preferencias, sino también ayudándolo a evitar situaciones poco agradables, como el tránsito, los lugares saturados, entre otros.

Concierge personalizado. Los chatbots asisten a los viajeros con recomendaciones de vuelo acorde a su presupuesto y horario ideal, así el usuario tiene diferentes opciones con sólo enviar un mensaje al ‘bot’.

Referente a las empresas:

Mejora la imagen. Al invertir en tecnología, una empresa se hace más eficiente y mejora su imagen ante los consumidores, genera más confianza, se incrementa la demanda y sus reseñas son más positivas.

Las vuelve más competitivas. La IA no sólo impulsa las ventas, también permite que las compañías mejoren su toma de decisiones y sean más resilientes.

Aumenta la lealtad. Finalmente, tienen un impacto directo en la lealtad, por lo que los consumidores satisfechos no dudarán en volver con una empresa que cumplió con sus expectativas.

“Antes de la pandemia, muchas empresas ya utilizaban esta tecnología en diferentes áreas, desde atención al cliente, para el diseño de viajes personalizados o como guía de turistas. Por ejemplo, Algunas aerolíneas han implementado modelos basados en Machine Learning para la planeación y gestión de sus rutas de vuelo, eficientar sus sistemas de reservaciones e incluso, detectan fraudes”, finaliza Gustavo Parés, director general de la empresa mexicana especializada en Inteligencia Artificial (IA), NDS Cognitive Labs.