Las ciudades inteligentes también deben garantizar que se cumpla la normativa de aguas del medio ambiente, señaló directivo de empresa especializada.

1 No me gusta0

Ya que el ciclo del agua natural y artificial forma parte de todas las ciudades; hacer uso de la información y tecnología sirven para elaborar un plan integral que ayude a estudiar varios escenarios antes de la implantación de construcciones y comprobar sus beneficios después. Una opción es la tecnología de gemelos digitales, que unifica los datos de diferentes fuentes, con lo que proporciona una solución para la analítica predictiva de las operaciones que ayuda a prever el rendimiento, identificar fallos y señalar acciones.

En este sentido, los diseños de ciudades inteligentes requieren determinar cómo suministrar agua segura a los residentes de forma asequible; cómo recoger las aguas residuales y los residuos; además de asegurar el drenaje de las aguas pluviales. De acuerdo con Frank Braunschweig, director sénior de producto, agua y aguas residuales, de Bentley Systems, las ciudades inteligentes también deben garantizar que se cumpla la normativa de aguas del medio ambiente, incluidas las áreas recreativas. 

Y para que estas ciudades prioricen las inversiones en este tema, un requisito es tomar en cuenta el envejecimiento de las infraestructuras; señaló el directivo de las empresa especializada en software para el ciclo de vida de infraestructuras.

 

/Con información de iAgua.es/