El sector de la vivienda tuvo a lo largo del presente sexenio fuertes contrastes, por una parte cifras récord en cuanto a los créditos otorgados pese a la crisis de 2009, pero en lo individual las acciones de las empresas que cotizan en bolsa experimentaron un año completamente adverso.

La situación que llevó al mundo a la crisis inmobiliaria de 2007, no tuvo una solución definitiva. Las reformas que pretendieron resolver las dificultades del sector de los bienes raíces en el aún mercado más importante del mundo, no han sido suficientes.

El crecimiento del mercado inmobiliario en 2012 baticina una atmósfera de estabilidad gracias a recursos frescos de largo plazo. Se realizan nuevas inversiones que se adaptan a los cambios venideros y potencian un aumento dinámico en el sector, tanto en desarrollos corporativos como residenciales.

México ha evolucionado durante los últimos 20 años y dejó de ser una economía proteccionista para convertirse en un entorno favorable para los negocios.

A pesar del desarrollo experimentado en el periodo de expansión, México es uno de los mercados más importantes en América Latina. No sólo la depuración de mercado posiciona al mercado nacional entre los más importantes, sino el déficit aún vigente en la cobertura de mercados con nuevos proyectos.