A pesar de la crisis global, San Miguel de Allende mantiene su posición como uno de los puntos inmobiliarios más importantes de México. No obstante, su ya bien establecidas oferta residencial se verá complementada con la consolidación de la presencia hotelera en esta región.