Tulum es el destino turístico por excelencia a nivel mundial y, ahora más que nunca, cobra una mayor importancia en el sector inmobiliario, visualizándolo como uno de los mejores lugares de inversión y vivienda a partir de este 2021.

166 No me gusta2

 

Real Estate Market &amp;amp; Lifestyle,Real Estate,Tulum Country Club,TCC,Tulum,Especial de Tulum,Álvaro Moya Corral, Álvaro Moya <br />Director General<br />Tulum Country Club Álvaro Moya
Director General
Tulum Country Club

Tulum significa estilo en todos los aspectos, es una forma de expresión y es eso lo que lo hace tan atractivo y único como destino; sus playas, cultura, gastronomía, arte, proyectos arquitectónicos y naturaleza. Tulum ofrece una oferta muy completa, donde la calidad de vida en general es magnífica.

Actualmente, se tiene una cartera de proyectos de infraestructura importantes en Tulum, como una estación del Tren Maya y un aeropuerto internacional. Hay que recordar que este último ya había sido aprobado hace varios años por una necesidad logística; actualmente, debido al flujo de turistas, se ha convertido en una necesidad de servicio.

Esto a nivel de infraestructura de transporte; sin embargo, si hablamos de servicios públicos, de sanidad, educación, parques, entre otros, hay aún muchísimo trabajo por delante. La riqueza de Tulum radica principalmente en su cultura y es ahí donde, como desarrolladores, tenemos que aportar desde el sector privado, porque nuestra labor es importante en el crecimiento del lugar, conservar y promover la economía local para conservar y asegurar la estabilidad social y económica a este destino.Desde mi visión como economista, el desarrollo del muncipio debe ir de la mano entre el sector privado y público, generando incentivos fiscales para poder establecer los servicios necesarios.

 

 

Visión nueva

Desde hace muchos años, en el ADN de Grupo Piñero (Grupo turístico con más de 40 años de experiencia en el sector y presencia internacional del cual formamos parte) se gestó como prioridad la sustentabilidad y la conciencia ecológica. Para nosotros es prioritario generar un impacto positivo en las zonas en la que establecemos un desarrollo. Con nuestro proyecto, intentamos dejar constancia de esto creando un legado para futuras generaciones.

Seguimos integrando los mejores proyectos, ya que tenemos todavía mucha tierra para desarrollar; buscamos invertir, planificar, implementar amenidades generales o mejoras importantes, para que a los que han invertido con nosotros les genere más plusvalía y una mejor calidad en sus propiedades.

Tenemos como visión ser un modelo de urbanismo ejemplar que hoy es una realidad. Intercambiamos reuniones estratégicas con grandes compañías como Silicon Valley, INDRA (empresa multinacional española que ofrece servicios de consultoría sobre transporte, defensa, energía, telecomunicaciones, servicios financieros) etc.; para generar mayor desarrollo tecnológico-sustentable y mejorar las experiencias y la calidad de vida en nuestros proyectos.

Queremos que todo ello contemple mayor comodidad, sustentabilidad, ahorro energético y seguridad. Estamos muy enfocados en ir mejorando la infraestructura, calidad y servicio, acompañados de los valores de nuestra empresa.

Somos ya el desarrollo más grande, sostenible, sustentable y seguro de la Riviera Maya, con la visión de posicionarnos como el número uno en el sureste de todo el país.

 

 

Más estructura

Es de suma importancia sembrar bases firmes para grandes proyectos. En Tulum Country Club, dentro del destino Bahía Principe, desde hace muchos años, lo primero que empezamos a hacer fue desarrollar una infraestructura de primer nivel, con un principio básico de sustentabilidad y mucha conciencia ecológica.

En diversas ocasiones, he tenido la oportunidad de ver los planes de desarrollo urbano de Tulum y considero que podría mejorar mucho; es difícil proponer o contribuir con un orden territorial si no eres un gran proyecto en el que puedas tomar grandes decisiones de manera eficiente.

Cuando llegamos, hace más de 20 años, éramos el desarrollo más estructurado de Tulum y enfocamos nuestra visión hasta ser, hoy en día, un desarrollo sostenible económica y socialmente con una planificación sólida. Iniciamos, desde entonces, con el tratamiento de aguas negras y hemos brindado servicios a toda la comunidad, creamos una fundación ecológica; Ecobahia, establecimos planes de formación y capacitación contínua, haciendo inversiones que generan soluciones a nuestro proyecto y a las comunidades vecinas que nos rodean como Chemuyil y Akumal.

Tambien, vislumbramos el impacto positivo que tendría un campo de golf, entre otras razones porque buena parte de la superficie que hoy ocupa el campo PGA Riviera Maya era anteriormente un relleno sanitario.

Una pregunta recurrente que nos hacen, y que vale la pena aclarar, es que el agua con la que se mantiene el campo es recuperada y tratada, por lo tanto, el mantenimiento de nuestro campo de golf no impacta de manera negativa recursos naturales; incluso, me atrevería a decir que, al contrario, aporta mucho en esta conciencia verde. Cabe señalar que este campo absorbe más dióxido de carbono (CO2) que la misma selva en una superficie similar.

Todo nuestro proyecto involucra de manera permanente esfuerzos y acciones para el rescate de la flora y fauna; entre otras, contamos con viveros y la fundación ecológica cuyo principal objetivo es precisamente el cuidado del entorno y las especies que aquí habitan y es una de nuestras mayores riquezas.

Esta visión es la que debe prevalecer en Tulum, como la que tuvimos hace 20 años y que hoy entrega frutos como el que acabo de mencionar: Cuidar la naturaleza para vivirla.

Tulum debe pensar a diez, 20 y más años de cara al futuro, solo así se puede revertir o enderezar el camino, con la participación de todos y estamos en el momento correcto para tomar acción.

Debemos tener en cuenta que Tulum ha crecido de forma impresionante y se necesitan tomar acciones que puedan crecer al mismo ritmo, cuando hay un aumento poblacional exponencial. Bajo este contexto, si el sector privado no toma iniciativa, el sector público tendrá presupuestos limitados que no les serán suficientes para servir en infraestructura, educación o sanidad.

La Iniciativa Privada ha sido proactiva. De hecho, en las últimas reuniones con las autoridades, hemos llevado varias propuestas en el sentido de que muchas de las necesidades puedan ser satisfechas por los empresarios, siempre y cuando se tenga la garantía de que van a ser redituables para sus inversiones, lo que es positivo, porque todos ganan: Habitantes, gobierno y empresas.

 

 

Oportunidades por la pandemia

Como empresa multinacional, veíamos que el crecimiento económico estaba por enfrentar un cambio de ciclo y teníamos contemplado un ajuste, pero la crisis sanitaria nos tomó por sorpresa a todos con las consecuencias naturales sobre la demanda.

Sin embargo, el esquema inmobiliario que ofrecemos nos ha beneficiado, porque un proyecto bien planeado es la mejor alternativa de inversión. Ahora mismo, las personas están buscando muchísimos espacios libres, el poder tener su propiedad donde se pueda sentir con libertad, seguridad, con la capacidad de seguir trabajando y así continuar con su vida

Es de esta forma que nos convertimos en una primera opción para todas esas personas que quieren y buscan tener una mejor calidad de vida, y poder trabajar, por ejemplo, a distancia, con la infraestructura y capacidad tecnológica que ofrecemos.

Las personas que, por decisión o por necesidad, pasaron por esta situación de confinamiento dentro de Tulum Country Club, pudieron darse cuenta de esto, a través de la seguridad, comunicación e implementación de servicios que ofrecimos para su tranquilidad, siendo éste el mejor lugar para vivir y sentirse seguro. Hoy, nuestros propietarios y residentes son nuestros principales promotores. Insisto en decir que cuando las cosas están bien planeadas, cuando privilegias un entorno en armonía, cuando lo que promueves es un verdadero estilo de vida, el tiempo o las circunstancias arrojan resultados positivos.

Sin embargo, pensando en el mercado y de cara al futuro inmediato, anticipo todavía seis meses difíciles, debido a que apenas estarán entrando las vacunas y será paulatino el que se genere una mayor tranquilidad. Creo que después de ello se volverá a una nueva normalidad.

Estoy hablando de una normalidad distinta a la que debemos ir adaptándonos. Pero sí puedo asegurar que −con la responsabilidad que nos caracteriza y gracias a la solidez y respaldo con el que contamos− saldremos mucho más fortalecidos. Continuamos todos nuestros proyectos, no hemos detenido nuestro crecimiento, y en cierta forma, validamos muchos de los objetivos que nos habíamos planteado, aceleramos nuestra transición hacia una primera residencia.

 

 

Evolución personal

Soy español de nacimiento y mi experiencia profesional proviene del sector financiero, como lo es la banca de inversión. Hasta que mi vida dio un giro al llegar a un sector turístico en el Caribe Mexicano, esto fue una prueba de fuego a mi personalidad, llena de retos con otra cultura, en donde no hice más que aprender de ella y llevar un negocio a la alza con la riqueza de este hermoso destino que hoy tiene un potencial brutal económico y cultural, el choque fue importante. Lo que he visto es que debes hacer muchas cosas a la vez y es esta la única forma de ser eficiente.

Compartir la visión de un proyecto es fundamental, porque la pasión se contagia y eso sucedió conmigo, que tuve la fortuna de colaborar con Don Pablo Piñero. Él me transmitió esa visión y encontró en mí una persona capaz de materializar ese proyecto. Cuando tienes objetivos claros y trabajas de manera constante para conseguirlos, el éxito está asegurado.

Hace 12 años, contribuí para echar a andar una maquinaria que hoy no va a parar y que, por el contrario, va tomando más velocidad; mi trabajo es darle la dirección correcta. Ver lo que hemos logrado, pero sobre todo imaginar hasta dónde podemos llegar, y trabajar en conseguirlo es sumamente gratificante. 


Texto Álvaro Moya

Foto: Tulum Country Club