Al rededor del mundo, el desarrollo de las grandes metrópolis tiene en su agenda un tema primordial: el desarrollo de las Smart Cities. Y es que diversas ciudades de países desarrollados encabezan los esfuerzos por integrar el uso de la tecnología para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, a través de una utilización cada vez más eficiente de los recursos.

3 No me gusta29

Al rededor del mundo, el desarrollo de las grandes metrópolis tiene en su agenda un tema primordial: el desarrollo de las Smart Cities. Y es que diversas ciudades de países desarrollados encabezan los esfuerzos por integrar el uso de la tecnología para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, a través de una utilización cada vez más eficiente de los recursos.

No se trata de encontrar los argumentos que ofrezcan una esperanza ante los problemas de los grandes asentamientos urbanos, sino de analizar y aplicar soluciones específicas con una visión de largo plazo para mejorar las condiciones de convivencia en las ciudades.

Tampoco se pretende atribuir los esfuerzos de mejora, únicamente, a las políticas gubernamentales, sino de involucrar a todos los sectores de la sociedad para potenciar la búsqueda de soluciones. Sería ilógico dejarle esta responsabilidad a los diferentes niveles de gobierno, cuando el trabajo corresponde a una participación activa entre empresas, academia, organizaciones civiles y habitantes; los cuales, en conjunto, pueden propiciar un ecosistema evolutivo dentro de cada ciudad, comunidad o proyecto.

 

 

Los países latinoamericanos, México en particular, pueden abrirse camino en este proceso de desarrollo al imitar los proyectos de mejora aplicados en ciudades de Europa y/o Estados Unidos; mismos que han obtenido buenos resultados en temas relacionados con: transporte público, movilidad, educación, impacto ambiental, seguridad, calidad de vida, entre otros.

Sin embargo, debe tomarse en cuenta que los cambios dentro de las ciudades no pueden realizarse bajo la espera de resultados a corto plazo, ya que deben ser considerados como un proceso de evolución permanente, por tanto, deben ser tratados bajo la premisa de una visión a largo plazo.

Si bien la tecnología acelera los procesos de cambio y facilita la evolución, ésta debe conjugarse con otros elementos fundamentales, como la voluntad política de los gobernantes en favor de la evolución, por ejemplo. Caso contrario ocurre en las naciones donde el poder político está demasiado centralizado, como en el Reino Unido, donde la situación que se vive con el Brexit, prácticamente paralizó la toma de decisiones que detuvo la evolución de las ciudades debido a los problemas que enfrentan.

 

Real Estate,Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate México,Smart Cities,Evolución permanente Smart Cities, China ciudad en comunicación. China ciudad en comunicación.

 

Ante situaciones de este tipo, se deben crear ecosistemas tecnológicos y de participación, con la intención de que las ciudades no dependan solamente de las decisiones gubernamentales o de la iniciativa privada en forma aislada, pues deben generarse los medios para evitar una resistencia a la evolución dentro de las ciudades.

Es importante resaltar que los medios de estos ecosistemas no deben ser rígidos y centralizados, para evitar que se repitan las condiciones por las que atraviesan algunas demarcaciones, como las ciudades del Reino Unido. Y es que se debe contar con un enfoque abierto y compartido que permita el involucramiento de todos los sectores sociales en favor del desarrollo de un mejor entorno urbano.

En este sentido, la participación activa de los ciudadanos juega un papel primordial porque esto permitirá, junto con el apoyo de los gobiernos y las empresas, ser co-creadores de las ciudades inteligentes en su propio beneficio.

A la par del desarrollo tecnológico y la buena voluntad política se debe considerar el crecimiento de nuevas problemáticas, ya que, pasar de un sistema de comportamiento urbano a otro, trae consigo diversas ventajas y problemáticas considerables como la distribución de los recursos, la evaluación de los proyectos o, de una manera más superficial, las vicisitudes que se enfrentan la mayoría de las ciudades: contaminación, hacinamiento, calles intransitables, explotación de los recursos; etcétera.

Algunos especialistas consideran que, para poder ayudar a las ciudades a escalar en la pirámide de la evolución hasta convertirlas en una Smart Cities, deben de atenderse los problemas básicos, ya que de otra manera será imposible aplicar cualquier plan o proyecto de mejora. Es en América Latina donde esta situación encuentra una agravante, pues en países como México, Brasil, Argentina o Colombia, la aplicación de soluciones ‘smart’ se aglutina con problemáticas urbanas desatendidas desde hace años. En palabras de Mikael Colville-Andersen, diseñador urbano experto en movilidad ciudadana: “el único camino que nos llevará a mejorar las condiciones de nuestras ciudades, es por el que ahora transitamos; si no lo atendemos, jamás podremos dar el siguiente paso hacia el entorno que anhelamos.” 


Texto Real Estate Market & Lifestyle

Foto: wallhere