El primer elemento que permitirá a Yucatán destacar en el tiempo es la gran disponibilidad hídrica en su cuenca, que no es solo más del doble del promedio nacional, sino que se ha incrementado en años recientes.

74 No me gusta3

Real Estate Market & Lifestyle,Real Estate,Mérida,Yucatán,Inversión,Polo de desarrollo e inversión, Yucatán, Gonzalo Espejel, Managing Partner en UMANA Cities y en el Desarrollo Inteligente meridafutura.mx. Gonzalo Espejel, Managing Partner en UMANA Cities y en el Desarrollo Inteligente meridafutura.mx.
 

Los asentamientos humanos están directamente relacionados al acceso al agua y gozar de ella sin necesidad de transportarla grandes distancias, es un elemento de enorme ventaja.

También está la calidad del suelo, es de una gran dureza y resistencia, lo que permite lograr densidades habitacionales y de edificabilidad interesantes a través de estructuras sin grandes inversiones en cimentación, elementos que significan ahorros en costos principalmente si los comparamos con la mayoría de las grandes  ciudades del país.

La Zona Metropolitana de Mérida tiene también cualidades estratégicas por su ubicación, dentro de ellas destacan: El Puerto de Altura, el acceso a extraordinarias playas y a recursos marinos de la mano con una urbe que crece en tecnología, recursos humanos, comunicación terrestre hacia Centroamérica, así como su cercanía con Florida, el Caribe y el Golfo de México.

Su estructura orográfica y climatológica, si bien puede ser sensible a huracanes, permite el desarrollo de tecnologías de generación de electricidad como son la fotovoltaica y la eólica. Todas estas son cualidades adicionales al clima, belleza y elementos fundamentales como la seguridad.

 

Retos de Mérida de cara al futuro

Considero que lo primero está en la planeación; se deben acelerar las políticas de desarrollo económico y urbano, la gran velocidad actual de crecimiento obliga a adelantarse con estrategias de organización e implementación pensando en el período 2030-2050; se debe ver como una región que integra las zonas urbanas actuales más las zonas industriales incluyendo, por supuesto, a puertos, generación eléctrica y comunicaciones.

Actualmente, hay ya muestras de la necesidad de planeación, pero aún es a nivel local. Por ejemplo, en la zona central de la ciudad de Mérida, la falta de una integración en comunicaciones ha separado la zona oeste de la zona centro y de la zona este; si no se resuelve esta integración con comunicaciones seguras, económicas, rápidas y ecológicas se incrementará lo rotura del tejido social y eso es como un cáncer a partir del cual comienzan problemas serios como la delincuencia y la segregación.

A nivel regional y estatal, también se debe cuidar la estructura de distribución y concentración y no simplemente crecer hacia todas partes como actualmente está pasando. Hay propuestas de desarrollo que involucran más de 100 mil hogares que no necesariamente reconocen una estructura urbana real lo que provocará tráfico, falta de servicios, de comunicaciones, etc.

La mayoría de los empresarios con los que hemos conversado están interesados en apoyar y participar para que esto se logre, pero el papel de la autoridad es fundamental; es una actividad compartida entre autoridad, ciudadanía y empresarios.

 

Pilares para sustentar su futuro

Además de los recursos naturales y geopolíticos mencionados antes, la escala demográfica del Estado y de la Zona Metropolitana están en el momento ideal para perfeccionar las bases del éxito futuro.

 

Países o ciudades con buenos ejemplos

Estonia es un país interesante, tiene 1.3 millones de habitantes, su capital es Tallin —también un puerto relevante—; en 1991 se independizó de la Unión Soviética, en medio de una época económicamente deprimida. Deciden aprovechar su principal recurso, que es el talento humano, e invierten en tecnología. Hoy en día, Estonia es, a nivel mundial, posiblemente el país con el mayor nivel en Tecnologías de la Información, cualidad que se traduce en muchísimos elementos, por ejemplo, el transporte público que está migrando a que sea autónomo, además, el conocimiento y proactividad en requerimientos de energía, de crecimiento, de hábitos está permitiendo optimizar tiempos antes perdidos amén de optimizar costos lo que genera que los habitantes son mucho más productivos; también están temas administrativos y de gestión en donde la velocidad de trámites es instantánea, es en verdad no solo una Smart City sino un Smart Country.

Las tecnologías, y en particular Big Data, son elementos fundamentales en el futuro de un país o de un estado, Yucatán comenzó a invertir en esto desde hace algunos años y le lleva cierta ventaja a la mayoría de los otros estados del país con la enorme diferencia de tener densidad poblacional adecuada para este tipo de esfuerzos.

Mérida está en capacidad de ser la primera Smart City del país con un alto nivel tecnológico, eso significará beneficios tales como poder anticipar las necesidades energéticas para el transporte (y más cuando sabemos que en menos de diez años ya no se fabricarán autos que utilicen motores basados en combustibles fósiles), de la mano de un desarrollo tecnológico e informático de punta. El acceso a internet y a sistemas informáticos de última generación será no solo un problema, sino un constante recurso y un área en la que toda la población podrá ser un importante innovador, creador o jugador en ella y, como sabemos, la información es gran parte del éxito.

 

* Gonzalo Espejel es Managing Partner de UMANA Cities, empresa de desarrollo inmobiliario enfocada en proyectos singulares. Después de haber participado en proyectos relevantes en distintas ciudades del país que suman más de 5,000 Ha de desarrollos inmobiliarios organizados como comunidades planeadas, desde el 2017 comenzaron a invertir en Mérida en dónde tienen ya proyectos destacados como lo es Mérida Futura.

Para UMANA el éxito de los proyectos está en integrar arquitectura con espacios públicos extraordinarios acompañados de buen diseño y gran calidad en su construcción teniendo como eje al ser humano.


Texto Gonzalo Espejel

Foto: Axel Carranza