El gobierno capitalino descartó la posibilidad de regresar al color rojo, ya que las hospitalizaciones de personas se han estabilizado.

0 No me gusta0

La Ciudad de México (CDMX) permanecerá la semana próxima en el color naranja con alerta en el Semáforo epidemiológico por COVID-19, luego de que en los últimos tres días la tendencia en el aumento de hospitalizaciones se detuvo, aunque es insuficiente para avanzar al color amarillo.  

Así lo dio a conocer Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de gobierno capitalina, en conferencia de prensa; en donde señaló que la entidad está un 40% por debajo de su punto máximo de 4 mil 575 hospitalizados alcanzados el 21 de mayo.

Sin embargo, indicó que entre el 10 y el 19 de octubre la capital del país pasó de 2 mil 565 personas hospitalizadas a 2 mil 755, un promedio de 23 pacientes por día, para una estabilización. “Tenemos mil personas menos hospitalizadas desde que se declaró el color naranja”, afirmó la funcionaria.  

Por lo que aclaró que “no estamos en el nivel de regresar al semáforo rojo porque tenemos menos hospitalizados que en mayo, pero tampoco estamos en condiciones de abrir nuevas actividades, estamos en alerta. Por lo que se recomiendan reuniones de diez personas y mantener la sana distancia”.

En este sentido, si se mantiene la tendencia de alza en hospitalizaciones, se aplicarán restricciones de horarios en restaurantes, establecimientos mercantiles y centros comerciales. En tanto, no se abrirán bares, antros, cantinas, billares y eventos deportivos; tampoco se permite la operación de oficinas y corporativos, ni de las escuelas en todos los niveles.

Cabe destacar que los panteones públicos y los privados permanecerán cerrados en todas las alcaldías durante la celebración del Día de Muertos; los comunitarios tendrían sus propios horarios y reglas, como en San Andrés Míxquic, donde los pobladores hicieron esta solicitud, reveló Sheinbaum Pardo.