A pesar de la crisis Sanitaria, el crédito hipotecario se ha mantenido con el mejor desempeño dentro del financiamiento que otorga la banca al sector privado.

5 No me gusta0

De acuerdo con información del Banco de México, mientras el saldo de la cartera de crédito de la banca al sector privado se contrajo -2.5% a tasa anual en octubre, la cartera vigente del crédito a la vivienda repuntó 4.7% en términos reales respecto al mismo mes del año 2019.

En general el crédito que otorga la banca al sector privado, ya sea a las empresas como a las personas, se ha desacelerado como consecuencia de la recesión económica profundizada por la crisis sanitaria, siendo el crédito hipotecario el más resistente y con el de mejor desempeño.

Hasta diciembre pasado la cartera de crédito de la banca al sector privado crecía a un ritmo anual de 2%, pero fue perdiendo fuerza hasta mostrara tasa negativas.

En el décimo mes del 2020 el crédito bancario al sector privado se contrajo -2.5% a tasa anual en términos reales.  Al interior, la desaceleración se debe a la mayor disminución en el crédito al consumo que se contrajo -10.9% y el empresarial que retrocedió a un ritmo anual de -1.2%. Sin embargo, vivienda fue ligeramente más fuerte, con un repunte de 4.7% anual real, incluso ligeramente por encima del 4.6% de septiembre.

En particular, la cartera del crédito a la vivienda media y residencial avanzó 6.1% a tasa anual, en tanto a la vivienda de interés social se contrajo -14.4 por ciento.

El saldo de la cartera de crédito a la vivienda se ubicó en 868 mil 700 millones de pesos al cierre de octubre, de los cuales 912 mil 300 millones corresponde a la vivienda media y residencial.

Analistas de Banorte indicaron que “creemos que la incertidumbre continuó pesando sobre el crédito empresarial…”el cual lleva seis meses con una tendencia de baja.

“En específico, la falta de un camino claro hacia adelante podría estar induciendo que las empresas detengan sus decisiones de gasto en capital. Esto es contrario a lo que vimos al inicio de la pandemia, cuando el choque parecía ser transitorio y ante el paro de actividades. Esto las llevó a utilizar sus líneas de crédito para hacer frente a sus costos fijos y mejorar su posición de liquidez”.

Sobre el crédito al consumo, indicaron que “pensamos que la extensión en la incertidumbre, nublando las condiciones de empleo –a pesar de una recuperación adicional en el mes– sigue siendo un factor relevante detrás de las decisiones de gasto de las familias. En este sentido, es probable que la demanda de crédito siga débil hacia adelante, situación que podría prevalecer hasta no ver una recuperación sustancial en los puestos de trabajo, incluso siendo necesario superar los niveles previos a la pandemia”. No descartan un repunte en noviembre por el Buen Fin.

La colocación de crédito hipotecario está justo en el periodo de mayor colocación cíclica de cada año, que son los meses finales, por lo que se prevé que siga con el mejor desempeño del crédito de la banco al sector privado en lo que resta del año.