La autoridad de la Ciudad de México llamó entablar mesas de diálogo y llegar algún acuerdo para no aumentar los riesgos.

1 No me gusta0

A pesar de que el Valle de México se encuentra en el color rojo del Semáforo epidemiológico por COVID-19,  diversos restaurantes desafiarán las medidas sanitarias y abrirán sus puertas debido a la crisis que aqueja al sector, por lo que abrirán con un aforo del 25% dentro del establecimiento y 35% fuera de él.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) explicó que la iniciativa no surgió dentro del organismo, sino que los empresarios de forma particular fueron haciendo esta propuesta, señaló Milenio.

Al enterarse de lo sucedido, Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de gobierno de la Ciudad de México, llamó entablar mesas de diálogo y llegar algún acuerdo para no aumentar los riesgos, no solo de contagios, también de sanciones. 

“No estamos imponiendo restricciones a restauranteros. Esto lo acordamos en su momento y se realiza en otros estados. Nosotros no politizamos. Son medidas sanitarias y lo que buscamos es que bajen los contagios", enfatizó en videoconferencia de prensa.

En tanto, diversos restauranteros decidieron manifestarse, con un ‘cacerolazo’, ante el gobierno capitalino con el fin de permitir incorporar la actividad restaurantera como esencial. Anteriormente, 500 firmantes enviaron un comunicado a las autoridades de la Ciudad de México y del Estado de México.

En donde indicaron que agotaron sus ahorros y enfrentan el fin de los periodos de gracia de sus acreedores sumando los gastos para adecuar sus locales para cumplir con las medidas sanitarias correspondientes. “A pesar de ser parte esencial de la economía de México, los restaurantes están en peligro de desaparecer”.

Edomex, Puebla y CDMX en situación crítica 

Por su parte, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) expresó su preocupación por los restaurantes ubicados en Estado de México, Puebla y Ciudad de México, los cuales “no pueden mantenerse sin tener al menos un fecha cierta y segura para su reapertura”.

De acuerdo con el ente, la situación de la industria se vuelve insostenible, luego de tener tanto tiempo las puertas cerradas, manteniendo el pago de sus nóminas, obligaciones laborales y fiscales, además del pago de rentas y a bancos, “por citas a solo algunos”, mencionó en un comunicado.

“Hoy día nuestra preocupación está con los empresarios de la industria restaurantera de los estados de México, Puebla y Ciudad de México”, que no pueden mantenerse sin tener al menos una fecha cierta y segura para su reapertura, proveniente de las autoridades, se indicó.