Fue simbólico que en la casilla 4748, donde votó Obrador, sumando todos los votos para diputaciones federales de oposición, éstas llegaron a 121 sufragios, en tanto que Morena logró 82.

3 No me gusta1

Solamente tres años duró la euforia en la capital del país. 

La derrota más estrepitosa para Morena, partido de Andrés Manuel López Obrador, ocurrido en la capital del país, entidad que vio nacer a ese partido.

De las once alcaldías en que gobernaba en Ciudad de México, el partido del mandatario perdió cuatro, de acuerdo con un conteo rápido y preliminar del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM).

Cuauhtémoc, después de dos periodos en manos de Morena, la candidata y esposa de René Bejarano,-el morenista indultado por AMLO- Dolores Padierna, sufrió una estrepitosa derrota. La alianza opositora sacó el 48%, frente al 37% de Morena. 

Ni en Palacio Nacional

Fue irónico que en la casilla 4748, donde votó el Presidente Andrés Manuel López Obrador, sumando todos los votos para diputaciones federales que no eran para Morena, llegaron a 121 sufragios, en tanto que su partido logró 82.

En sus diversos análisis, los columnistas políticos y medios argumentaron de la caída del obradorismo en su principal bastión, la CDMX:

“En las horas previas a la elección, un sector importante de los votantes, al que movió la necesidad de poner freno al proyecto autoritario, de decir NO al país de un solo hombre, hizo que las encuestas se cerraran o fueran francamente desfavorables al presidente”, afirmó el historiador y columnista Héctor de Mauleón.

Y argumentó las pifias de su dura derrota a la mitad de su gobierno:

“(…) el largo recuento de fracasos y decepciones ha hecho visible lo que hace tres años no podía verse: que López Obrador no entiende ni sabe resolver los grandes problemas nacionales (…) no es el gobernante que la capital esperaba. Que ha fallado en detener la violencia, que su gobierno tiene uno de los peores manejos de la pandemia en el mundo, con 500 mil muertos; que abandonó a los niños con cáncer, que dio la espalda al feminismo, que hizo crecer la pobreza y disparó el desempleo, en tanto derrochaba miles de millones en caprichosos proyectos de infraestructura”.

Por su parte, Sin Embargo destaca la estrepitosa caída del partido guinda, la cual atribuye al pésimo manejo de la crisis por la Línea 12:

“Quizás fue la Línea 12 (…) pero la izquierda en la capital mexicana ha sufrido un brutal descalabro frente a la alianza de PAN, PRI y PRD. Morena perdió la mitad de los distritos, de acuerdo con los datos del Programa de Resultados Electorales Preliminares 2021. Se ha quedado con 12 de los 24”.

En el mismo sentido, el Diario español El País atribuye el descalabro a los malos manejos políticos de ese partido tanto en la crisis sanitaria como en las fallas en la infraestructura:

“El pasado 3 de mayo, un accidente ferroviario en la Línea 12 del metro de la capital dejó 26 muertos, acontecimiento que conmovió a los capitalinos y que se estimaba podría impactar en los resultados de los comicios”.

El diario argumentó que este fue un gran golpe para el proyecto de la autollamada Cuarta Transformación (4T):

“(…) sin duda el golpe más duro y sorpresivo para Morena en estas elecciones. La capital ha sido un bastión de la izquierda en las últimas tres décadas y el pronóstico inicial era que el partido del presidente, que fue jefe de Gobierno de 2000 a 2005, se llevara las 16 alcaldías en disputa y mantuviera el control del Congreso local”.

Por su parte, el columnista Pascal Beltrán del Río, mencionó en sus redes sociales que la Avenida Tlalpan divide ahora a la CDMX: “La Ciudad de México tiene dos realidades políticas a partir de la elección de ayer: una de la Calzada de Tlalpan/Avenida de los Insurgentes hacia el oriente y otra hacia el poniente”

Por su parte, Salvador García Soto destacó la mala gestión que inició desde Claudia Sheinbaum y que ahondó Patricia Aceves en su natal Tlalpan:

“A @Claudiashein el presidente le dejo operar y designar a todos los candidatos en la CDMX. Luego entonces lo hizo mal y el fracaso es suyo. Muy significativo que hasta pierda Tlalpan, la alcaldía que mal gobernó”.

Crédito: Twitter de Salvador García Soto /PREP CDMX. 

Ante los diversos cuestionamientos de la prensa, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo: “feliz, feliz, feliz”, aunque en otro momento de su conferencia mañanera dijo que “se tiene que trabajar más con la gente”, aseguró.

Obrador volvió a arremeter y culpar de los resultados a la “guerra sucia” y la “campaña de desprestigio”, que atribuyó, entre otros, a los medios de comunicación.

Con información de Sin Embargo, El País, Twitter, El Universal, Excélsior y PolíticoMX.