Entre sus objetivos para su segundo y último tramo de gobierno están la militarización de la Guardia Nacional, la desaparición de diputados y cambios a CFE.

3 No me gusta0

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dio a conocer esta mañana, en su conferencia, que alista tres reformas constitucionales.

La primera, sería en materia eléctrica para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y quitarle poder a las empresas particulares “que se beneficiaron durante el periodo neoliberal”.

El segundo, afirma, será “hacer una limpia en el Instituto Nacional Electoral (INE)” para “garantizar una verdadera democracia” y que al frente “estén funcionarios demócratas y objetivos”.

Argumento que los cambios, son a su parecer, para manejar “correctamente” un presupuesto de 20 mil millones de pesos para elecciones y partidos, ya que “el país no está para eso…” y además, retomó la idea que en su momento propuso el expresidente Enrique Peña Nieto para eliminar diputaciones plurinominales, como lo hizo como candidato a la presidencia en 2011.

En su momento, Peña Nieto propuso al Partido Revolucionario Institucional (PRI) la eliminación de 100 diputados plurinominales, con lo “cual se haría posible un Estado más eficaz, una mayor funcionalidad al Congreso y que los mexicanos paguen menos por el costo que representa esta soberana institución”.

Para esta ocasión, López Obrador propone eliminar 200 diputaciones plurinominales, lo mismo que en la “Cámara de Senadores…”

Como su tercer objetivo, dijo, será proponer una reforma para que la Guardia Nacional se integre a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), “para que no se eche a perder”; sin embargo, en los hechos, prácticamente ya opera así, ya que la Guardia Nacional (GN), agrupamiento civil por definición, ha sido dirigida desde su inicio por militares del Ejército en activo, que dan órdenes como jefes policiales que como comandantes de las fuerzas armadas.

“En los hechos nunca han estado separados de la estructura y jerarquía castrense, pese a que así lo ordenaba la reforma constitucional que dio luz verde a la nueva corporación”, destaca una nota de Animal Político.

Revuelo en redes

En los últimos días, el Presidente ha incrementado sus ataques verbales en contra de la clase media en México, debido a los resultados electorales en la CDMX, que le fueron adversos, y que además, están creando un clima de crisis en el morenismo capitalino, lo que ha causado revuelo en redes sociales.

El mandatario ha acusado a los pertenecientes a esta clase social de ser “aspiracionistas y egoístas”, individualistas que dan la espalda al prójimo, que para “encaramarse lo más que puedan” y que no tiene escrúpulos morales.

Según el estudio ‘Cuantificando a la clase media en México”, que elaboró el INEGI, la clase media en México la componen el 42% de hogares en el país. vive el 39 por ciento de los habitantes del territorio nacional.

Para ser considerado como perteneciente a la clase se consideran parámetros como vivir en una casa en la que hay una computadora, gastar 5 mil pesos en comer fuera de casa, usar tarjeta de crédito y abonar mil 660 pesos, que la jefa o jefe de familia cuenta con educación media superior, entre otras características.

Esta clase media que es objeto de burla y menosprecio del Presidente es conformada por profesionistas, comerciantes, pequeños empresarios, personal que labora en el propio Gobierno Federal (burócratas) y otras personas que conforman el sector del trabajo formal.

Cabe señalar que entre 2000 y 2010 se sumaron 4 millones de personas a las clases medias.