|  

Las compañías que han logrado la inclusión ha logrado mejorar su rendimiento en un 17 por ciento.

1 No me gusta0

En diversas industrias, se ha comprobado que la implementación de Inteligencia Artificial (IA) permite la optimización de los procesos operativos a la par que maximiza las actividades humanas; sin embargo, estudios sugieren que los beneficios de esta herramienta pueden ir más allá e impulsar la diversidad y la inclusión laboral.

 

Ambos factores son, hoy en día, uno de los desafíos más grandes que enfrentan las empresas en México, país en el que 58% de las organizaciones reconocen que hay áreas de oportunidad para hacer frente a este panorama, de acuerdo con Turing, empresa especializada en IA.

 

De acuerdo con la organización, existen tres formas de aplicar la Inteligencia Artificial para lograr dicha diversidad dentro de las compañías:

  1. Reclutamiento enfocado en habilidades. El uso de IA para realizar procesos de selección basados en algoritmos que determinen patrones de habilidades recurrentes y de alta demanda.

Esto permite la evaluación de perfiles, eliminando cualquier sesgo por género, edad, orígenes étnicos, discapacidad, etcétera.

  1. Retención de talento no valorado. Los equipos de capital humano pueden utilizar herramientas de análisis de datos mediante IA para determinar factores que detonan el abandono laboral.

Con la recopilación de datos potencionalmente relevantes y su almacenamiento en la nube, las empresas tienen la posibilidad de encontrar la correlación y la casualidad del problema, al mismo tiempo que crean modelos predictivos que les permitan actuar antes de que el talento decida renunciar.

  1. Empoderamiento laboral. El uso de la IA puede ayudar a las organizaciones a impulsar el crecimiento profesional de quienes pertenecen a grupos vulnerables o minoritarios para reforzar y adquirir habilidades que les permitan acceder a nuevas oportunidades en la organización, lo que también permite consolidad un liderazgo inclusivo y diverso.

Finalmente, otros factores que permiten impulsar la inclusión y la diversidad son la creación de modelos de trabajo flexibles, la mejora en los procesos de integración y formas de aprendizaje, y espacios de trabajo que fomenten la productividad y mejoren el desempeño laboral.