Se reconocieron desde intervenciones que conservan la memoria histórica de Perú a estudios sobre la infraestructura hídrica frente a la escasez.

4 No me gusta1

La primera Bienal Internacional de Arquitectura de Lima, BIALIMA 2021, premió a grandes proyectos y a arquitectos reconocidos, que incluyen propuestas con temáticas de urbanismo y buenas prácticas en la docencia y la divulgación para construir ciudades más habitables, amables y equitativas en Perú.

El evento que formó parte de la agenda Bicentenario del Perú y tuvo el respaldo del Ministerio de Vivienda, reconoció la intervención al Edificio San Luis, denominado Edificio Zepita-Proyecto Bicentenario, que obtuvo la máxima distinción en el Concurso de Calidad Arquitectónica 2021.

El jurado reconoció en la obra de Artadi Arquitectos “la extraordinaria habilidad para relacionar un inmueble de valores monumentales con una propuesta contemporánea, mediante el empleo de componentes respetuosos de este vínculo, y al mismo tiempo capaz de desarrollar un lenguaje propio”. 

Otro ganador fue el de AMUNAS-Infraestructuras de retención hídrica frente a la escasez o la crianza del agua como oportunidad para otros paisajes (andinos) posibles, de Diego Antonio Vivas Huaccho, en la Categoría Urbanismo y Paisajismo, del Premio Regional de Investigaciones de Pregrado y Proyectos de Fin de Carrera.

El autor señaló que “la variabilidad climática y la consecuente escasez hídrica a escala global plantean a la humanidad retos inimaginados. Las amunas, sistemas preincas conservados por comunidades en las cuencas altas del Perú y redescubiertos recientemente, se basan en el principio de retención hídrica, a partir del cual propician la infiltración, percolación y posterior emanación del agua en épocas de sequía.

Con el mismo premio, pero en la Categoría de Edificios, destacó el Centro Cultural e Interpretativo en Lampa, de Carlo Bragiam Gonzales Alejos y Ronald Christian Verde Menodoza. “El centro cultural e interpretativo Rumi Llanqha hace referencia a la piedras en la ciudad rosada, este elemento natural y significativo como el bosque de piedras de Tinajani que rodea a Lampa con su voluminosa monumentalidad”.

El premio Arquitectura para el Desarrollo lo obtuvo el proyecto desarrollado por estudiantes y docentes de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Ciencias y Artes de América Latina (UCAL), llamado Casa de la memoria viva de Nuevo Amanecer, ubicado en Chosica.

Lo premiaron “por ser un espacio de encuentro y memoria que beneficia a más de 200 familias víctimas del terrorismo en nuestro país” en los años 80; el proyecto tomó cuatro años en materializarse y en él colaboraron más de 150 estudiantes de la casa de estudios.

/Con información de Agencias/