La principal fuente de volatilidad en el mes fue especulación en torno a la recuperación económica en Estados Unidos, la inflación y los efectos que esto pueda tener sobre la postura monetaria de la Reserva Federal.

1 No me gusta0

En mayo, el peso mexicano cerró con una apreciación de 1.45% o 29.3 centavos, con el tipo de cambio pasando de 20.2462 al cierre de abril, a 19.9527 pesos por dólar hoy, cierre de mayo. En el acumulado del año, esto equivale a una depreciación mínima de 0.19%.

El desempeño del tipo de cambio se puede dividir en dos etapas:

1.- En la primera mitad del mes, el tipo de cambio mostró presiones al alza, luego de que se comenzara a especular que la recuperación económica ha sido lo suficientemente acelerada como para generar presiones inflacionarias. El 12 de mayo se publicó la inflación de Estados Unidos, correspondiente a abril, la cual superó significativamente las expectativas del mercado al ubicarse en una tasa interanual de 4.2% y una tasa mensual de 0.8%.

De igual manera, el Índice de Precios al Productor mostró un alza mensual de 0.6%, lo que equivale a una inflación anual al productor de 6.2%. También hubo algunos comentarios relevantes de parte de algunos miembros de la Fed y de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, quienes opinaron que la institución central podría comenzar a moderar su postura, que hasta ahora ha sido ampliamente flexible para apoyar la recuperación económica. Durante este periodo, el tipo de cambio alcanzó un máximo de 20.2135 dólares.

2.- Hacia la segunda mitad del mes comenzó a disminuir la especulación de que la Fed podría abandonar su postura monetaria flexible, conforme se publicaban más indicadores económicos que pusieron en evidencia que el mercado laboral está lejos de niveles consistentes con el pleno empleo. De igual manera, algunos miembros de la Fed dijeron públicamente que esperan que la inflación sea transitoria, lo que permitió que el índice del dólar continuara debilitándose. En el mes, el índice ponderado del dólar retrocedió 1.46%.

Así, el dólar se debilitó frente a sus principales cruces, lo que ocasionó que dentro de la canasta amplia de principales cruces únicamente 6 divisas perdieron terreno: la lira turca (-2.30% mensual), el peso chileno (-1.64%), el sol peruano (-1.35%), el peso argentino (-1.19%), el ringgit de Malasia (-0.90%) y el yen japonés (-0.20%). En el tipo de cambio de la lira turca alcanzó un máximo histórico de 8.6134 liras por dólar, debido a una pérdida de confianza en la política monetaria del país.

El peso chileno fue la segunda divisa más depreciada, a pesar de que el cobre avanzó más de 4% en el mes, pues los días 15 y 16 de mayo se llevó a cabo la elección de la Convención Constitucional encargada de redactar la nueva constitución a partir de julio, en donde la coalición oficial de derecha obtuvo solo 37 de 155 escaños, por lo que se temen cambios institucionales significativos. El sol peruano, al igual que la lira turca, alcanzó un máximo histórico de 3.8779 soles por dólar, ante la incertidumbre por las elecciones presidenciales del 6 de junio en Perú, en donde las preferencias favorecen al candidato de  izquierda.

Por el contrario, las divisas que lideraron las ganancias fueron el rand sudafricano (+5.48% mensual), que en el acumulado del año se encuentra como la divisa más apreciada en el mercado cambiario, el forinto húngaro (+5.46%), el real brasileño (+4.07%) y el zloty polaco (+3.51%).

Hacia adelante, será particularmente relevante la evolución del mercado laboral en los datos que se publicarán esta semana, sobre todo en Alemania y en Estados Unidos, quienes publican sus reportes mensuales de empleo el miércoles y viernes respectivamente. Asimismo, los datos de inflación de Estados Unidos se consideran relevantes por la posible especulación en torno a la política monetaria de la Reserva Federal. Para la economía mexicana será relevante el resultado de las elecciones federales y locales programadas para el domingo 6 de junio.

En mayo, el euro tocó un mínimo de 1.1986 y un máximo de 1.2266 dólares por euro. Por su parte, el euro peso tocó un mínimo de 23.9714 y un máximo de 24.4869 pesos por euro.

Al cierre, las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 19.9528 pesos por dólar, 1.4206 dólares por libra y en 1.2227 dólares por euro.