El Gobierno dividió la obra en siete tramos, cada uno con un valor aproximado de mil 100 millones de dólares.

El Gobierno dividió la obra en siete tramos, cada uno con un valor aproximado de mil 100 millones de dólares.

Con un requerimiento de inversión de entre 120 y 150 mil millones de pesos, la apuesta de infraestructura más importante de la actual administración, ha despertado interés en seis fondos y bancos extranjeros; los cuales, ya están en negociaciones con el Gobierno Federal para el financiamiento del proyecto.

Los interesados son dos de los fondos más importantes de inversión de Estados Unidos, dos empresas México-españolas, algunos bancos financieros y una compañía canadiense; según Rogelio Jiménez Pons, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), en declaraciones a El Financiero.

El Gobierno dividió la obra en siete tramos, cada uno con un valor aproximado de mil 100 millones de dólares (mdd) para concesionar el Tren Maya, de los cuales, se espera que cuatro estén colocados al terminar diciembre; por lo que en la primera etapa del proyecto ferroviario, inversionistas invertirán aproximadamente 4 mil 400 millones de dólares.

A decir de Jiménez Pons, los inversionistas sienten interés en la obra por ser un “buen negocio” de prestación de servicios que atrae a empresas extranjeras con planes de inversión a largo plazo.

El lunes durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador fijó un plazo de máximo un mes para anunciar las bases de licitación del Tren Maya.