El proyecto del Distrito Water Street, uno de los mayores desarrollos inmobiliarios estadounidenses, se encuentra en esta ciudad.

1 No me gusta0

La pandemia del Covid-19, llevó a una fuerte crisis a muchos sectores del mundo. El sector de la construcción en Tampa, Estados Unidos, fue uno de los que logró sobrevivir a esta crisis económica que tiene en rojo a todo el mundo. 

Esta ciudad ha sufrido una transformación en la última década, actualmente hay grúas y baldíos junto a edificios relucientes y espejados; una serie de desarrollos, algunos completados, otros en proyecto o construcción, le inyectan al downtown un dinamismo que no tenía. De acuerdo a especialistas, algunos de los miles de millones del magnate Bill Gates son responsables de ese cambio en Tampa.

Uno de los mayores desarrollos inmobiliarios estadounidense se encuentra en esa ciudad, y es el ambicioso distrito Water Street. Asimismo, este megaproyecto de Strategic Property Partners, perteneciente a Jeffrey Vinik, financiero y dueño del equipo de hockey Tampa Bay Lightning, y el fondo de inversión de Bill Gates, Cascade Investment, quienes desembolsaron 3 mil 500 millones de dólares para  transformar por completo el centro de la urbe de Tampa. 

El proyecto cuenta con 22 hectáreas y se mantiene ubicado sobre el río. También incluirá 18 torres, 3 mil 500 unidades residenciales para venta y renta, tres hoteles, entre ellos el primer 5 estrellas de la ciudad, 93 mil metros cuadrados (m2) de espacio comercial, incluido el primer centro comercial ya inaugurado con restaurantes frente a la bahía de Tampa, Sparkman Wharf; y casi 100 mil m2 de oficinas nuevas.

Los desarrolladores detallaron que el complejo también tendrá un centro cultural, un instituto cardiológico de la Universidad del Sur de Florida, y cinco hectáreas de espacios verdes y públicos. La compañía aseguró que "la incomparable oferta de oficinas en Water Street Tampa está preparada para dar cabida a la gran afluencia de start-ups que se trasladan a la ciudad desde todo los Estados Unidos". 

En ese mismo orden, la empresa explicó que prevén que una vez que el vecindario esté completo, "23 mil personas vivirán, trabajarán y visitarán Water Street todos los días".

Ante la coyuntura actual la construcción privada se considera un servicio esencial en el estado de Florida, por lo que, al inicio de la pandemia los desarrollos inmobiliarios continuaron su marcha pese al brote mundial de coronavirus.

Por lo que este ambicioso proyecto también obligó al estado a reconfigurar el sistema de carreteras del área, y el condado está invirtiendo en infraestructura subterránea, nuevas calles, ciclovías, y sistemas de agua, alcantarillado, electricidad y comunicaciones.