Un 40% de los nuevos fraccionamientos de vivienda que se están construyendo en la Riviera Maya, usan la plataforma como estrategia de venta.

81 No me gusta22

Las rentas vacacionales tipo Airbnb se ha convertido en un tendencia creciente que está dinamizando el mercado inmobiliario en Cancún, Riviera Maya y Tulum. 

Tayde Favila Soriano, presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) en Cancún, aseguró que esta modalidad ha comenzado a establecerse en el Caribe mexicano, donde se alquila a través de estas plataformas y existen profesionales de la renta vacacional que llegan a concentrar hasta mil  nuevas unidades que se están introduciendo al mercado con el objetivo de alquilarse en Airbnb.

"El fenómeno Airbnb es un tsunami al que ningún hotelero podrá oponérsele, porque se trata de una tendencia internacional que surge para llenar necesidades que la hotelería tradicional no puede atender", dijo Soriano.

Asimismo agregó que, “somos conscientes de que para ciertos sectores esto puede representar una amenaza, pero para el sector inmobiliario está significando una oportunidad de captación de nuevas inversiones para la entidad”.

En ese mismo orden, la presidenta de la AMPI detalló que esta nueva tendencia significa que en la actualidad prácticamente 40% de los nuevos fraccionamientos de vivienda media y residencial que se están construyendo y comercializando en la Riviera Maya, usan como estrategia de venta, "convertirse en inversiones productivas a través de la rentabilidad que genera el alquiler vacacional".

"Junto con el auge de esta nueva industria es necesaria una regulación que impida que se salga de control", añadió.

En ese mismo orden manifestó que  está a favor de la regulación a nivel local que prepara el ayuntamiento de Benito Juárez que obligará a los dueños de propiedades en renta vacacional al pago de: "licencia de funcionamiento, tramitación de anuencias de protección civil, pago de servicio de recolección de basura como giro comercial, entre otros".

"Estas medidas no deben generar rechazo, sino verse como una oportunidad de profesionalizar la oferta actual y sobre todo garantizar la seguridad de los usuarios", puntualizó.