Tania Kalinka Cerda, directora de la división Digital Energy de Schneider Electric México y Centroamérica, indicó que lo primero es considerar la optimización en las cargas que consumen energía como iluminación.

2 No me gusta2

A causa de la pandemia derivada del COVID-19, los propietarios o administradores de edificios como oficinas, comercios, hoteles o centros comerciales, han visto una importante baja en su ocupación e incluso, algunos inmuebles han reducido su ocupación a cero. Y aun así, las personas tienen el reto de mantenerlos funcionando, haciendo los ajustes necesarios para que puedan reintegrarse a su operación habitual cuando sea posible; y procurando un manejo eficiente de los recursos que se vea reflejado en un ahorro de costos operativos.

En este contexto, Tania Kalinka Cerda, directora de la división Digital Energy de Schneider Electric México y Centroamérica, indicó que lo primero es considerar la optimización en las cargas que consumen energía como iluminación, ventilación, climatización, refrigeración y bombeo; por ejemplo, a través de un sistema de gestión de edificaciones (BMS, por sus siglas en inglés).

Tecnología “que permite rastrear los patrones de consumo para revelar oportunidades de ahorro al identificar equipos no críticos que puedan apagarse, así como considerar horarios reducidos de uso o limitar los puntos de operación”, dijo la especialista. Y añadió que este sistema permite el aprovechamiento de recursos naturales como la luz del sol, con una programación de una secuencia automática entre persianas y el sistema de iluminación.

También es recomendable establecer un listado de todos los activos conectados, entre ellos, aires acondicionados, iluminación, calderas, enfriadores, ventilación, etcétera; para determinar cuáles se pueden ajustar de manera automatizada y cuáles deben ajustarse manualmente. "Si el inmueble cuenta con un sistema de control de edificios, se podrá monitorear si los cambios ejecutados están ayudando a moderar el consumo eléctrico"; dijo la especialista.

E indicó, que también se debe establecer una bitácora con los cambios realizados, para retornarlos a sus parámetros originales una vez que la operación del inmueble vuelva a su normalidad. Kalinka Cerda añadió en un comunicado, que otros aspectos a considerar son tener en cuenta las nuevas cargas de BTU; evaluar los sistemas de ventilación y economización; mantener la humedad bajo control. Revisar los espacios eléctricos y de almacenamiento; ajustar ventiladores y congeladores; proteger el sistema de agua; y monitorear el edificio para ver cómo responde.