Este tipo de concepto creció en medio de la pandemia de manera rápida, con mayor accesibilidad y adaptándose a los nuevos requerimientos corporativos.

5 No me gusta0

Los especialistas auguran que el sector corporativo padecerá una gran contracción por el gran volumen de home office en los siguientes meses. Ante ello, los nuevos modelos disruptivos proptech, diversifican conceptos y ganan mercado poco a poco.  

En especial, América Latina desarrolla conceptos proptech que involucran pagos vía blockchain, Big Data, Inteligencia Artificial (IA), Realidad Virtual (RV), Realidad Aumentada (RA), e Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

El apetito mundial por las proptech aumenta. Se estima que a nivel mundial, antes de la pandemia, había más de 7 mil empresas en este sector, en las que China y Estados Unidos llevaban delantera.  

Fondos de capital de riesgo, como MetaProptech o Fith Wall, han vertido recursos por más de 16,000 millones de dólares, tan solo en 2019.

Prueba de ello es este concepto coworking de emprendedores mexicanos y argentinos que a principio de año, abrieron con decenas de locaciones, y que a octubre, no solo triplicaron su cartera, sino que levantan capital:

“Estamos en una nueva etapa en la que cambiaremos nuestro nombre; desde enero, cuando iniciamos con 35 espacios, hemos podido crecer hasta 150 espacios distribuidos por la ciudad. Además, hemos levantado una ronda de capital por 260 mil dólares, (cerca de 6 millones de pesos) que nos permite crecer nuestra red de espacios en la CDMX y hacerlos crecer hacia Guadalajara y Monterrey, buscando crecer otro 40% a nuestra red, que es el siguiente paso”, destaca en plática con Real Estate Market & Lifestyle desde Argentina, Martin Haiek, CEO y socio fundador de The Everywhere Office.

Modelo latinoamericano

La colaboración que tenemos con varias fintech a través de transacciones, “en cuanto a las fintech, lo que nos interesa es ayudar a las empresas para que puedan tener medios de pagos digitales de fácil acceso, medios de pagos digitales con crédito y débito, para operar con mayor facilidad”.

Los espacios que ofrece esta startup están en la “del Valle, Reforma Centro, Reforma centro, Roma-Condesa, Insurgentes Sur y Polanco que es donde están la mayor demanda de pymes o startups con menos personal, y desde el inicio de la pandemia, pasamos de un modelo centralizado a un modelo descentralizado, y acercamos los espacios a donde viven los colaboradores”.

En cuanto al modelo corporativo actual, Haiek menciona que se basa en renta por metros cuadrados, dijo que su apuesta es diferente: “No medimos así; nosotros no arrendamos ni subarrendamos. La ecuación cambia porque tratamos de romper el modelo. Nos medimos por el número de asientos o personas”.

Sobre su modelo de intervención, dijo, se lleva a cabo con curaduría de espacios, asesoramiento y ayuda de instalación. “Las altas para espacios se hace de forma online. Agendamos un videotour con nuestro arquitecto para evaluar la calidad de los espacios y que cumpla con los servicios necesarios para estar con nosotros”.

Señaló que su modelo de coservicio les permite habilitar mobiliario con otros partnerships con proveedores locales que brindan ese faltante.

Referente a los plazos mínimos y máximos que ofrecen los coworkings tradicionales, dijo que con ellos no hay plazos como tales. “Es como pagar Netflix. Contratas solo mes a mes, y en la medida que le veas valor para tu empresa sigues pagando”.

La firma colabora con proyectos e-commerce de belleza, despachos de arquitectura como ICL Arquitectos, con startups que van desde cinco a 50 colaboradores.