Para asegurar que el monto se utilice para la construcción o mejora de vivienda, se apoyarán en datos del Registro Único de Vivienda.

2 No me gusta0

La colocación de créditos por parte del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) aumentaría hasta 18% en el primer año de aplicación con las reformas al sector vivienda en México, que buscan ampliar las opciones de financiamiento sin intermediarios para la autoconstrucción o compra de un terreno.

Así lo mencionó Carlos Martínez Velázquez, director general del organismo, sobre los cambios a los artículos 3, 41, 50, 42, 43 y 47 de la Ley del Infonavit que fue aprobada en la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados y que pasará al pleno para su votación por mayoría, para ser enviada al Senado.

La reforma sería publicada a finales de noviembre y entre abril y mayo iniciarían los primeros créditos. "Se esperaría que a partir de informar estos nuevos créditos y nuevas líneas de crédito, más gente se acerque en el futuro, pero por lo pronto se prevé un impacto adicional de 18% de los créditos", dijo Martínez Velázquez en una sesión virtual organizada por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

Lo que también incidirá en la reactivación económica: Al abrir todas estas posibilidades de financiamiento a distintas formas de producción, va a incidir en las ventas de pintura, varilla, cemento; y para la contratación de mano de obra o de asistentes técnicos. Se trabaja con el IMSS en un régimen simplificado, para dar de alta a los trabajadores participantes de manera temporal, comentó el funcionario.

“No compiten los créditos; hoy la demanda por créditos hipotecarios tradicionales va a seguir igual o mayor, dependiendo las condiciones crediticias que demos. Y por otro lado, se abre un nuevo mercado, por ejemplo, de los 5 millones de trabajadores precalificados para ejercer su crédito, no todos buscan comprar un inmueble; 5% estaría dispuesto a adquirir un terreno”.

Según las cifras expuestas, a los 497 mil 532 créditos estimados para el 2021 para modalidades ya vigentes, como mejoramientos, autoconstrucción y créditos hipotecarios tradicionales y subsecuentes, se sumarían 90 mil otorgados por nuevas modalidades. Incluso la adquisición de terrenos y el refinanciamiento permitirían otorgar hasta 50 mil créditos más.

Martínez Velázquez refirió que en durante el 2019, solo el 2% de los recursos dispersados por el organismo de vivienda fueron para mejoras, mientras que el 98% correspondieron a la adquisición de una vivienda, por lo que no se atiende a la población que busca mejoramientos y ampliaciones de sus casas, pese a que son mayoría en el país.

Mencionó que para asegurar que los beneficiados usen el monto para la construcción o mejora de vivienda, el instituto se apoyará en el Registro Único de Vivienda, en donde se tienen los datos del inmueble; y en el Centro Nacional de Prevención de Desastres, que indica que la casa no está en zona de riesgo. Además de darle un seguimiento a los recursos destinados.