Los ingresos sumaron 1,366.5 millones de pesos, una baja de 38.6% en comparación con el mismo periodo del 2019.

1 No me gusta0

En el tercer trimestre de este año (3T20) los ingresos de Consorcio ARA (ARA) sumaron 1,366.5 millones de pesos (mdp), una baja de 38.6% en comparación con el mismo periodo del 2019, aunque fueron un 23.5% mayores al cotejar con los resultado del 2T20.

Mientras que la utilidad neta fue 111 mdp, un 46.4% menos en relación a 3T19; y un 57.4% superior en comparación con el periodo abril-junio de este mismo año, lo que refleja un punto de inflexión en el 2T20 y encamina a la constructora a un mejor cuarto trimestre.

En su reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, ARA señaló que vendió mil 577 unidades en el periodo de referencia, una disminución de 45.8%, en comparación con las 2 mil 908 unidades del 3T19, y el precio promedio incrementó un 12.9 por ciento.

La utilidad de operación terminó en 125.5 mdp, un decremento de 53.8%, contra los 271.5 mdp del tercer trimestre del 2019, y la utilidad neta fue de 111.0 mdp, con un decremento de 46.4%, y un margen neto de 8.1 por ciento.

Mientras que el flujo de la operación (Ebitda) fue por 173.4 mdp, para una disminución de 49.2%, y un margen de Ebitda de 12.7%; el margen de operación fue de 9.2 por ciento. Y el flujo libre de efectivo para la firma terminó positivo, con 264.1 mdp, contra los 179.3 mdp del 3T19.

Referente a los ingresos por segmento, el de interés social disminuyó un 51.8%, debido principalmente a que algunos desarrollos están ubicados en Cancún, Playa del Carmen y Acapulco, ciudades que dependen en gran medida del turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia.

En ciertos desarrollos verticales se agotó en el 2T20 la vivienda terminada, por lo que no contaron con inventario suficiente durante el 3T20. Por su parte, los ingresos de tipo medio tuvieron un retroceso de 36.1%, atribuible a la terminación de un desarrollo que fue importante en ingresos en el 2019 y por la segunda etapa de un desarrollo se inició en forma tardía por retraso en los permisos.

Los ingresos del segmento residencial disminuyeron un 23.1%, sin embargo, tuvieron un mejor desempeño en comparación con los dos trimestres anteriores de este año, principalmente por mayores ingresos de desarrollos que ARA inició en el año pasado.

Las viviendas vendidas de los segmentos de interés social, tipo medio y residencial tuvieron un decremento de 54.1, 34.1 y 29.1%, respectivamente. Por otra parte, las viviendas verticales representaron el 57.2% del total de unidades vendidas en el 3T20, y el 61.0% en el 3T19.

Germán Ahumada Russek, director general de ARA, señaló que pese a que en junio se consideró como esencial la actividad de construcción, no fue fácil retomar el ritmo y la recuperación es paulatina. Por lo que después de la inactividad que se tuvo en abril y mayo, reconformar los equipos de construcción de la firma  específicamente la mano de obra, no fue tarea sencilla.

“Por otra parte, la interrupción en los procesos productivos y ajustes en la logística y capacidad de nuestros proveedores de algunos insumos, ocasionó retrasos importantes en su entrega. Así mismo, debido al cierre de oficinas o a que están trabajando con un número reducido de colaboradores, también nos demoramos en la obtención de licencias de construcción y comercialización en ciertos municipios”, señaló el directivo.