Según la Sedatu, son más de 5 millones de casas que están en desuso en México, ante ello, esta startup busca un modelo de negocio que movilice este sector.

4 No me gusta0

Recientemente el Presidente de México, puso en marcha un plan para detonar el mercado inmobiliario social a través de la autocontrucción y la venta de lotes regulares. Lo anterior, traería una movilidad económica interesante para Infonavit y para Fovissste que ya están vislumbrando modelos para atender el gran mercado inmobiliario social.

Al principio de la presente administración, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, reconoció que en México hay un mercado de 5 millones de viviendas abandonadas o en desuso, lo cual se tiene que atender.

En este marco, una proptech mexicana busca sumar esfuerzos para eliminar el coyotaje en nuestro país, el cual ha lesionado a muchos mexicanos en la compra de su casa de interés social:

“De cada 10 clientes, tres han sido defraudados por el coyotaje que hay en México y que se vive mucho en el sector del interés social. Nosotros, desde nuestra propuesta, no cobramos el asesoramiento; no pasa nada si no has pagado la luz o el predio. Si una persona no ha podido pagar su hipoteca, podemos ver la forma de ayudarlo y brindarle un camino para resolver su situación financiera”, destacan en plática para Real Estate Market, los CEO de la proptech Compramos tu Casa, Mario Noyola y Miguel Berrones.  

Noyola afirma que ellos empezaron en el tema de la vivienda social por accidente, ya que buscaban atender un mercado que es más residencial:

“Sobre la marcha, nos dimos cuenta del gran problema que hay en la vivienda de interés social; los que tenían cuestiones con algún crédito con Infonavit. Nos enfocamos en personas que tienen su casa abandonada, que no la han logrado vender, que no la pueden pagar o que se fueron a otro estado, y que para ellos es complicado venderla”.

Por su parte, Berrones reafirma el grave abandono de la comercialización y compra de casas de interés social: “Este sector está súper desatendido; la gente se ve envuelta en varios problemas o que le deben a Infonavit, al Fovissste o un crédito bancario y deben predial, agua, los servicios y el mantenimiento de la casa y se va deteriorando la casa más y más”.

Es cuando dejan que los problemas financieros crecen, su situación con el Buró de Crédito, y debido a que estos créditos van ligados al recibo de nómina, los van a seguir de por vida.

“Queremos revolucionar el mercado inmobiliario de interés social en la forma de comprar y vender una propiedad social en México asesorando a la gente sobre cómo hacerle y encarar ese reto. Hacemos la asesoría sin ningún compromiso de venta de manera gratuita”, agrega.

Acercamiento con dependencias

Cuestionados sobre contar con un aval de la Condusef o de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), aclararon:

“La parte con la que podemos contar el aval de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), ya que nosotros realmente lo que hacemos es una operación de compra y venta entre particulares. Nosotros no fungimos como una institución financiera; nosotros participamos en ningún tipo de préstamos ni operaciones. Nosotros lo que hacemos es comprar las casas a las personas”.

Afirma que a través de las asesorías dicen a los usuarios: “Tu propiedad está bien, tienes estos costos aproximados, este es el tiempo que te va a llevar, y lo vamos a hacer lo más transparente posible”.

Nosotros llevamos una propuesta para comprarles. Lo único que hacemos es comprar. Nos ha respaldado la misma gente.

Cuestionados sobre en qué entidades trabajan destacó que están operando en el Estado de México, Hidalgo, Querétaro, y atienden a personas de Morelos y Puebla,  pero su objetivo es llegar a asesorar a cualquier usuario en México.

“El usuario se registra con nosotros y en 24 horas nos comunicamos. Hacemos una llamada para pedir información sobre la propiedad y la necesidad que presenta, recabamos información, hacemos una cita, y en la oficina hacemos un análisis legal de la escritura.

“Aclaramos que nosotros compramos casas que se puedan vender de manera legal. A veces viene gente que no son los dueños, o que el dueño es el tío. Revisamos que el propietario coincida con el interesado, si no es así, no seguimos el proceso”.

Acercamiento con Infonavit y Fovissste

Posteriormente valoran el precio de la casa, se realiza una valuación certificada ante institución financiera, y que no sea parte de su empresa para no ser juez y parte y para que no haya riesgos.

“Vemos las condiciones de la casa, si tiene humedad o detalles, y con nuestra área de mantenimiento le damos servicio. Nosotros entonces hacemos una oferta, si los clientes lo desean, pagamos por medio de transferencia. Nosotros no manejamos el efectivo, y los clientes cotejan únicamente en su celular si ya tienen su dinero”.

Noyola afirma que han podido comercializar casas hasta en siete días y el promedio de los trámites es de entre 25 a 30 días.

Sobre una colaboración con Infonavit dijeron: “Estamos en comunicación contante con Infonavit, nos conocen personalmente. A nosotros nos interesa mucho quitar esa barrera del coyotaje, queremos responder en caso de algún tema. Nosotros estamos certificados ante Infonavit y conocen nuestro modelo de negocio”.

Destacó sin embargo que Fovissste no cuenta con una figura similar hasta el momento. “Pero también estamos en comunicación contante con ellos para que nos conozcan y que sepan hacia dónde vamos. Nosotros buscamos combatir las transas que hay en el sector, ya que la gente muchas veces llega con miedo”.