Una de las tendencias es ‘descongestionar’ las ciudades para mudarse a lugares que tengan más contacto con la naturaleza.

1 No me gusta0

Según una encuesta, la falta de espacios destinados al teletrabajo y a la comodidad en la vida en confinamiento hizo que los compradores de vivienda se replantearan sus necesidades. En Chile, por ejemplo, predominará la preferencia por los jardines y patios privados para evitar compartir espacios comunes con tantas personas.

Asimismo, las viviendas con internet de última generación y alta conectividad, casas o departamentos con áreas para el Home Office integradas y espacios versátiles que puedan convertirse fácilmente en un gimnasio. Una de las tendencias habitacionales que llegó para quedarse es descongestionar las ciudades para mudarse a lugares que tengan más contacto con la naturaleza.

Especialistas indican que el teletrabajo y la amplia variedad de servicios por internet entregan nuevas posibilidades de asentamiento, impulsando a los nuevos compradores a buscar espacios en las afueras de las grandes urbes donde puedan llevar un estilo de vida más sustentable.

Joaquín Muñoz, gerente de desarrollo de Castellani y Muñoz, menciona que esta medida implica un ahorro de costos ya que los terrenos de la periferia son más baratos, además de que las nuevas generaciones prefieren construir o comprar espacios donde se aprovechen más eficientemente los recursos y servicios, con lo que aumenta el ahorro. 

“Las personas que están prefiriendo hacer este cambio son aquellas que tienen ganas de aportar y ser mejores, ganas de vivir de forma más armónica y que han valorado, tras la pandemia derivada del COVID-19, el tiempo con la familia y los espacios recreacionales”.

Añade que la pandemia da para pensar en cómo vivimos y cómo podemos mejorar la casa en que habitamos o el lugar en que trabajamos, y cómo podemos aportar en la sustentabilidad. Finalmente, todo se traduce en conciencia, empatía, compromiso con la naturaleza.

El dato:

En los últimos meses, muchas personas padecieron lo que algunos psicólogos llaman ‘déficit de naturaleza’, lo que ha impulsado un repensar de la vida en la ciudad. 

/Con información de 24 HORAS Chile/