La Gran Manzana se recuperará, como lo mostró el 11 de septiembre del 2001, pero presenta retos para un mundo que quizá ya no existe. 

1 No me gusta0

Debido a la pandemia el COVID-19, el mercado inmobiliario de Nueva York, Estados Unidos, fue especialmente golpeado con una caída en la demanda, que empeoró con el éxodo de habitantes a los suburbios, la pérdida de puestos de trabajos y la sobreoferta de inmuebles, que se suman a una baja en los precios que se arrastraba desde el 2018.

  1. Desigualdad creciente. La pandemia agravó la desigualdad social en la ciudad, pues con cientos de miles de personas que la dejaron, el precio de los alquileres colapsó, sobre todo en aquellas áreas que perdieron habitantes. En Manhattan, los alquileres cayeron a niveles parecidos a los de 2010, y si en el Upper West Side disminuyeron en un 6.7%, en barrios como Corona, en Queens, o Kingsbridge, en Bronx, la caída fue de 1%. En cambio, los precios de las propiedades en los suburbios están en récords históricos, en al menos 35 años.
  2. Brooklyn, ¿la nueva Manhattan? La valorización de este distrito se profundizó con la pandemia, con los potenciales compradores buscando espacios verdes, menor tráfico y más metros cuadrados a menor precio que no encuentran en Manhattan; las propiedades en ésta se venden a un promedio de 1.1 millones de dólares, en comparación con los 790 mdd en Brooklyn. Además, la zona es percibida como una opción intermedia a los suburbios, más tranquila que el centro pero no a una distancia demasiado extensa.
  3. ¿Recuperación o voluntarismo? Durante las últimas semanas del 2020, la demanda y los precios comenzaron una lenta recuperación. Igual que ocurrió luego del 11 de septiembre del 2001, habrá una ola de recuperación impresionante, afirman especialistas. Los corredores inmobiliarios y vendedores se muestran optimistas, pero indican que el alejamiento de mucha gente de los centros urbanos, la actividad económica golpeada o la normalización del Home Office, entre otros factores, presentan desafíos para el mercado.

/Con información de LA NACIÓN/