El ciclo de alza en tasas de interés y riesgos asociados con la nueva variante del Covid-19 han afectado el desempeño de estas figuras de inversión en bolsa.

4 No me gusta3

El reciente aumento en las tasas de interés, así como los riesgos asociados con la nueva cepa del coronavirus presionaron el desempeño de los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras), particularmente en junio, lo que llevó a cerrar el primer semestre del año con fuertes caídas.

De enero a junio de este 2021, el índice sectorial S&P/BMV Fibras, que  está compuesto por 10 fideicomisos de inversión que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), finalizó con una caída de 3.93%, para ubicarse en las 219.07 unidades.

Este porcentaje se compara negativamente con el principal índice accionario mexicano (S&P/BMV IPC), que en el mismo periodo registró un aumento de 14.12% o con el rendimiento observado en el S&P Global REIT, el referente de los Real Estate Investment Trust de mercados desarrollados y emergentes, que en el mismo periodo fue de 16.74 por ciento.

“Cuando las tasas de interés suben, los inversionistas ven menos atractivos a los fibras porque los comparan con el rendimiento de los bonos de gobierno”, dijo Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

Puntualizó que los Fibras ante ciclos de aumento en las tasas de interés se vuelven menos competitivas ante los bonos libre de riesgo de largo plazo o la deuda de gobierno por los mayores rendimientos que generan en este tipo de entorno.

El pasado 25 de junio, el Banco de México (Banxico) subió de manera sorpresiva la tasa de interés en 25 puntos base, para dejarla en 4.25% y con este ajuste, los analistas estiman que podrá haber empezado un nuevo ciclo de alzas en el precio del dinero.

Sin embargo, analistas de Monex Casa de Bolsa destacaron que un factor a favor de los fideicomisos de bienes raíces es que diversas empresas han retomado sus distribuciones después el periodo crítico del 2020 (en el cual preservaron liquidez), además de que existen inversiones en complejos (principalmente industriales) y diversas aperturas que resultan alentadoras. 

“En los próximos reportes del segundo trimestre del 2021 será clave evaluar el impacto de las reaperturas sociales en las métricas operativas en el sector comercial y de oficinas. La atención no sólo considerará los resultados, sino los cambios entre aperturas y medidas ante la creciente preocupación de las nuevas variantes del Covid-19, además del activo ritmo de vacunación de la población (ha mejorado diversos meses de manera consecutiva)”, apuntaron en un análisis.

Y aunque el desempeño del sector de fibras es, hasta esta primera mitad del año, inferior respecto al mercado local, hay emisoras más defensivas, entre las que se ubican a las industriales, mismas que han ayudado a compensar los retos que se han observado a consecuencia de la pandemia. 

Mientras que el sector comercial sigue en un momento de recuperación, aunque con dependencia de cómo va el avance de la pandemia.