Para 2010, la vivienda residencial en el Distrito Federal será más cara ante la poca disponibilidad de inventario que habría ese año, lo cual se deberá por la falta de créditos puente
206 No me gusta32
Por Real Estate Market CIUDAD DE MÉXICO.- Para 2010, la vivienda residencial en el Distrito Federal será más cara ante la poca disponibilidad de inventario que habría ese año, lo cual se deberá por la falta de créditos puente, estimó Ariel Sánchez, presidente de la Cámara Nacional de Vivienda del Valle de México (Canadevi VM). En entrevista que publica El Universal, el empresario sostuvo que la edificación de nuevas casas de los segmentos medio residencial (de 1.3 a 3 millones de pesos) y residencial (más de 3 millones de pesos) bajaría 30% en 2009, respecto a lo que se edificó en 2008. ?El riesgo latente es que no se vaya a producir lo suficiente, que la demanda crezca y en consecuencia haría que la vivienda salga más cara?, dijo Ariel Sánchez. El Valle de México es la zona del país donde se vende 20% de las viviendas y concentra el mayor número de proyectos en construcción, pero esto cambió desde julio de 2008. De hecho, en 2006 se tuvo un registro de construcción de más de 10 mil viviendas mensuales en ambos territorios, se indicó en el artículo. Ariel Sánchez descartó que la vivienda económica y de interés social esté en riesgo debido a la escasez de crédito, pues está asegurado con otros programas que se están sosteniendo con las empresas constructoras más grandes. El problema es con las que desarrollan vivienda de nivel medio residencial hacia arriba. ?Los bancos temen prestar porque perciben que el desarrollador podría incurrir en incumplimiento de pagos. En 2010 habría poca oferta de éste tipo de vivienda; todavía 2009 habrá inventarios de proyectos que iniciaron desde 2008, el impacto, de no hacerse nada, será el próximo año?, vaticinó. Dijo que buena parte de la absorción que habrá de vivienda media y residencial se deberá al programa de originación de Fovissste. El Infonavit en los últimos meses restringió su crédito cofinanciado con los bancos y que permitía adquirir vivienda de mayor valor a trabajadores con más altos ingresos. Pero la preocupación de los desarrolladores es por los proyectos que no podrán iniciar en la segunda parte de este año