En México no existe una política encaminada a determinar claramente las necesidades de vivienda conjuntamente con las de inversión que permitan reactivar la economía regional
153 No me gusta13
Por Notimex CIUDAD DE MÉXICO.- En México no existe una política encaminada a determinar claramente las necesidades de vivienda conjuntamente con las de inversión que permitan reactivar la economía regional, revela un estudio de la Cámara de Diputados. El documento del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública señala que en 2009 se otorgarán 700 mil créditos para la compra de vivienda, lo que representa una inversión de 297 mil millones de pesos, 5.7% más nominalmente que la ejercida en 2008. El texto titulado "Crisis económica y la política contracíclica en el sector de la construcción de vivienda en México" añade que del total de la inversión el financiamiento para adquirir vivienda de interés social será de casi 180 mil millones de pesos. Destaca que el Plan Nacional de Desarrollo estima que a los 24.8 millones de hogares ya existentes se agreguen unos 16 millones más, con lo que el número llegará a casi el doble de los registrados en 2000, y su ritmo promedio de incorporación oscilará en los 650 mil por año. Precisa que el perfil y la estructura de la población se han transformado rápidamente, lo que se traduce en retos importantes para el sector de la vivienda, y la fecundidad es el principal factor del cambio demográfico de México. Así, para 2012 se tendrán 26.6 millones de jóvenes en edad de formación de hogares (20 a 35 años) que representan demanda inmediata de vivienda, y 42 millones de niños menores a 20 años que conforman la demanda de vivienda de las siguientes dos décadas. También destaca que la Sociedad Hipotecaria Federal ha estimado que la demanda potencial de vivienda es de 1.3 millones, y las entidades donde la oferta de créditos es mayor son Aguascalientes, Querétaro, Baja California, Baja California Sur, Colima, Distrito Federal y Durango. En contraparte, donde la oferta de créditos es inferior a la demanda es en Oaxaca, Guerrero, estado de México, Chiapas, Michoacán, Puebla, Veracruz, Morelos, Tabasco, Tamaulipas, Campeche, Jalisco, Quintana Roo, Tlaxcala y San Luis Potosí. Por ello, destaca que una de las tareas prioritarias del país en los próximos años será redefinir el papel de los organismos nacionales de vivienda para que se pueda hacer frente al déficit habitacional existente. Para lograrlo, subraya, se requiere una política nacional de vivienda con visión de mediano y largo plazos, que considere la homologación de criterios y que actúe de forma coordinada con el esfuerzo desarrollado por las entidades estatales de vivienda y las instituciones financieras. De manera complementaria, añade, será necesario desarrollar un sistema de subsidio general para que la población de bajos ingresos pueda adquirir una vivienda a precios accesibles. Ese esquema, puntualiza, debe considerar la capacidad económica y el esfuerzo de ahorro previo, de tal manera que combine, con espíritu de equidad, el ingreso y el ahorro con la magnitud del subsidio.