La baja que se ha tenido en la actividad económica propicia que cada vez más las empresas optimicen sus gastos operativos y tomen medidas, tales como, el desalojo de sus oficinas corporativas
180 No me gusta26
Por Real Estate Market CIUDAD DE MEXICO.- La baja que se ha tenido en la actividad económica propicia que cada vez más las empresas optimicen sus gastos operativos y tomen medidas, tales como, el desalojo de sus oficinas corporativas. Lo que ha registrado cierres de edificios de clase A+ (segmento donde el metro cuadrado se cotiza entre 21 y 28 dólares al mes), el A (se cotiza entre 17 a 20 dólares por metro cuadrado al mes). En nota emitida por el Financiero donde Luis Manuel Galindo, socio director de la firma inmobiliaria Colliers International, señaló ?En esta crisis, lo que se está dando son reubicaciones en oficinas más pequeñas, esto es en sí el nuevo rostro del sector inmobiliario, que además ha tenido que observar una disminución en precios de renta y establecer contratos más flexibles. Dijo ademas el directivo ?En el sector inmobiliario, lo que está ocurriendo es un desalojo de propiedades y edificios, a oficinas más pequeñas generando así ahorros importantes para las empresas?. Durante la entrevista con El Financiero, el directivo sostuvo que sin duda se ha visto una disminución en el ritmo de absorción de espacios de oficinas, en comparación al mismo periodo de años anteriores, esto obedece a la cautela que están mostrando las empresas, por ello, la expectativa es que haya una recuperación hacia mediados del 2010, acompañado de una estabilización en los precios, una tasa de disponibilidad a niveles que se registraron a principios del año pasado. Al hacer un balance sobre el desenvolvimiento del sector inmobiliario, Galindo señaló que en este año se han dado muchas reubicaciones, renegociaciones de contrato, sale and léase back´s, promoción de propiedades, estudios de mercado inmobiliarios, valuaciones e inversiones tanto de capital local como extranjero. Otros de los cambios que se ha registrado a raíz de la crisis económica es establecer contratos más flexibles, esto ante la volatilidad del peso frente al dólar, anteriormente la mayoría de los contratos de arrendamiento eran suscritos en dólares, ahora se ha empezado a celebrar en moneda nacional. Aseguro que en el pasado el mercado de oficinas registró una sobreoferta de edificios, lo que frenó la construcción de nuevos espacios; hoy en día, con la culminación de proyectos de clase A+ y A, se tiene más disponibilidad de este nivel de oficinas, los cuales han sido bien aceptados por el mercado. Apuntó que los rangos de precios de salida entre edificios de clases diferentes se han vuelto más estrechos, donde los inquilinos prefieren pagar un costo mayor de renta para tener mejores instalaciones y sistemas de mantenimiento más eficientes.