La reconstrucción de Haití dependerá de los recursos económicos que lleguen al país, aunque dada la magnitud de la catástrofe y las condiciones de edificios y viviendas, tardará de tres a cinco años, estimó Cushman & Wakefield
0 No me gusta0
La reconstrucción de Haití dependerá de los recursos económicos que lleguen al país, aunque dada la magnitud de la catástrofe y las condiciones de edificios y viviendas, tardará de tres a cinco años, estimó Cushman & Wakefield Por Real Estate Market CIUDAD DE MEXICO.- La reconstrucción de Haití dependerá de los recursos económicos que lleguen al país, aunque dada la magnitud de la catástrofe y las condiciones de edificios y viviendas, tardará de tres a cinco años, estimó Cushman & Wakefield. El director general de la firma en México, Víctor Lachica, comentó a Notimex que aunque es difícil cuantificar el costo de la reconstrucción, no será complicada, ya que la mayoría de las edificaciones de ese país son de baja altura. En el caso particular de Haití, "no veo muy complicado el hecho de que lo levanten relativamente rápido porque es un país chico", pero va a necesitar del apoyo de varias naciones y de gente especializada, dijo. Lo primero será construir campamentos de refugiados para que la gente tenga orden de dónde comer, dormir y hacer sus necesidades, y una vez resuelto, la misma gente contribuirá a levantar a la isla caribeña, porque además existe el riesgo del brote de infecciones o epidemias, ante la descomposición de cadáveres que pudiera agravar la situación. Víctor Lachica consideró que después se tendrán que remover todos los escombros para empezar la reconstrucción, más que de infraestructura de las viviendas, que es lo que urge ya que más de dos millones de personas perdieron su casa. México, en este sentido, tiene mucho que aportar porque la técnica y el costo en casas de interés social que ha logrado fabricar es impresionante y lo posiciona a nivel internacional, en cuanto a tecnología y calidad de vivienda de bajo costo. Asimismo, por la experiencia de construcción en una zona sísmica, además del uso de materiales y de diseño, que podrían aplicarse en un país como Haití. Ejemplificó que cuando se cayeron las Torres Gemelas en Nueva York, implicó 1.5 millones de metros cuadrados de oficinas, lo que equivaldría alrededor de 20 Torres Mayores de la Ciudad de México o a que todo Santa Fe se cayera de un jalón. Sin embargo, la isla caribeña tiene "una construcción más sencilla y mucho más rápida de hacer; creo que la reconstrucción del país en sí, de todo lo que se cayó, va a ser más rápida", consideró el directivo de la consultora inmobiliaria. El experto resaltó que Haití no estaba preparado para enfrentar una catástrofe como la enfrenta, ni en organización, ni materialmente, por lo que no tienen una conciencia o cultura cívica en este sentido. No obstante, dada esta experiencia tendrán que cambiar las características y especificaciones de construcción, como sucedió en México tras el terremoto de 1985, que derivó en que todos los edificios de vivienda u oficinas que se construyen en la Ciudad de México deban cumplir con ciertas normas para sismos.