Víctor Manuel Borrás, director general del Infonavit detallo que las iniciativas de reformas a la Ley del Infonavit significarán una modernización total del instituto ya que permitirían, por primera vez, enlazar dos sistemas que surgieron y operan desfasados: el de pensiones y el de vivienda, en beneficio del trabajador

Víctor Manuel Borrás, director general del Infonavit detallo que las iniciativas de reformas a la Ley del Infonavit significarán una modernización total del instituto ya que permitirían, por primera vez, enlazar dos sistemas que surgieron y operan desfasados: el de pensiones y el de vivienda, en beneficio del trabajador

Por Real Estate Market CIUDAD DE MEXICO.- Víctor Manuel Borrás, director general del Infonavit detallo que las iniciativas de reformas a la Ley del Infonavit significarán una modernización total del instituto ya que permitirían, por primera vez, enlazar dos sistemas que surgieron y operan desfasados: el de pensiones y el de vivienda, en beneficio del trabajador. En nota emitida por el Financiero en línea se dio a conocer que de acuerdo a estas reformas los trabajadores que no cotizan al instituto podrían obtener un crédito para comprar vivienda, jóvenes podrán disponer de dinero de su cuenta de Afore para adquirir una propiedad y personas en edad de retiro y que no hayan ejercido un crédito recibirían la devolución de sus aportaciones patronales de manera inmediata. El funcionario considera que hay probabilidades de que sean aprobadas en el actual periodo de sesiones lo que también abriría la posibilidad de que el Infonavit emita papel en el extranjero para financiar vivienda. Sin reformas, indicó, entre 2014 y 2025 la colocación de créditos del Infonavit se iría a la mitad debido a que el déficit de vivienda caería entre los trabajadores de la iniciativa privada, cumpliéndose el mandato por el que fue creado el instituto en 1972. Con la reforma, indicó, se aprovecharía la infraestructura del Infonavit para colocar créditos y se incorporaría a trabajadores que hoy no tienen acceso a un financiamiento para comprar una casa. A la industria de la construcción, dijo, le beneficia, pues la reforma es de largo plazo, con cambios graduales que incorporan a más trabajadores. "Al sector vivienda le beneficia mucho. Si no hacemos esta reforma en 2014 y 2015 el Infonavit tendría que reducir a la mitad sus programas de crédito por el déficit de vivienda" que se generaría entre los trabajadores del sector privado.