Durante 2020 y en plena crisis, las llegadas de turistas internacionales a nivel global disminuyeron 74%, mientras que México presentó una baja de 46%.

9 No me gusta5

Aunque debido al coronavirus el sector hotelero/hospitality mostró una contracción importante, México tiene potencial de mercado, la cual prevé una sólida recuperación para el sector turístico.  

De acuerdo al reporte reporte de Viajes y Turismo (Travel and Tourism Update) del Grupo de Hoteles y Hospitalidad de JLL hay varios factores que generan un mayor interés de los inversionistas internacionales.

Casi dos tercios del valor agregado bruto en la economía de México lo genera la industria de los servicios, mientras que 16% del PIB mexicano recibe un impacto directo por parte de los sectores turísticos y de viajes.

Actualmente,  los inversionistas de todo el mundo están dando un segundo vistazo a la resiliencia que ha mostrado la industria del alojamiento en México.

Cabe recordar que durante 2019, México fue nombrado el destino más visitado en América Latina por turistas extranjeros, el segundo más visitado en el continente americano y el séptimo país más visitado del mundo.

A pesar de la pandemia y bajas en ocupación, México alcanzó tarifas promedio diarias que superaron los niveles de 2019 en mercados como Los Cabos, Cancún, Riviera Maya y la Ciudad de México.

Aunado a lo anterior, sus destinos fueron los primeros en obtener el sello Viaje Seguro (Safe Travels stamp) establecido por el Consejo Mundial de Viaje y Turismo (WTTC).

Dinámica de oferta y proyectos

México cuenta con el sector hotelero más desarrollado de América Latina con más de 400,000 llaves, en la que su oferta de habitaciones se encuentra dividida en propiedades de marca como independientes.

Los destinos clave con oferta de propiedades ascienden a 60%, y están localizadas en Cancún, la Riviera Maya y la Ciudad de México.

Adicionalmente, más de una tercera parte de la oferta son destinos turísticos, concentrándose la mayoría de los cuartos hoteleros en Cancún y la Riviera Maya, seguidos por CDMX, Puerto Vallarta y Riviera Nayarit.

Lo más impresionante es el hecho de que nuevos hoteles en México se encuentran en proceso con una cifra equivalente a 14,000 cuartos hoteleros en construcción y 10,000 en planeación, lo que en conjunto sumarían 24,000 mil cuartos.

Numeralia sólida

Según JLL, Estados Unidos representa el principal mercado turístico, seguido por Canadá y el Reino Unido, aunque la proximidad de Estados Unidos fue estratégica para el turismo y los viajes.

Prueba de lo anterior fue que durante 2020 las llegadas de turistas internacionales a nivel global disminuyeron 74%, mientras que México tuvo una baja menor de solo 46%.

La falta de restricciones de viaje, así como la cercanía con Estados Unidos, favorecieron la reactivación del turismo en México en agosto / septiembre 2020, especialmente a playas y destinos turísticos.

Aunado a esto, se espera que el peso mexicano continúe débil frente al dólar estadounidense, lo que deberá continuar a apoyar los altos niveles de visitas al país, especialmente ahora que una gran parte de la población estadounidense ha sido exitosamente vacunada.

Por otro lado, en comparación con otros países durante 2020, el sector inmobiliario industrial en México se ha visto impulsado por el extraordinario crecimiento en e-commerce y el negocio de e-tailer, así como la consecuente necesidad de espacios para distribución, infield urbano y centros de logística en la mayoría de las ciudades primarias y secundarias de México.

Tan solo en 2020, los bienes raíces industriales crecieron de 77.08 millones de m2 a 79.3 millones de m2, superando el crecimiento de la economía mexicana en general. En promedio, las rentas mensuales, también aumentaron levemente de 4.42 por m2 a $ 4.53 por m2, mientras que la ocupación se mantuvo estable en 5.61% vs 5.55% en 2019, lo que generó certidumbre entre los inversionistas.

“Estos indicadores siguen atrayendo inversionistas globales con gran apetito por hacer negocios en casi todos los mercados industriales de México, impulsando la demanda de alojamiento empresarial y corporativo en estos mercados, por ejemplo”, concluye JLL.