|  

Debido al monto de recursos que se requiere y el tiempo que conlleva pagar un crédito con el cual una persona adquiere un patrimonio, los notarios públicos recomendamos considerar los siguientes aspectos para tramitarlo, llevar a cabo la compra de un inmueble y garantizar la certeza jurídica de la propiedad.

2 No me gusta1

Adquirir una propiedad es algo que muchas personas ven como un plan a largo plazo o una meta poco realizable. Lo anterior, debido principalmente al alto precio que tienen hoy en día las casas o departamentos en venta.

Esto se complica aún más si las personas piensan comprar dicho inmueble con recursos propios. Sin embargo, cabe contemplar que existen alternativas que permiten alcanzar estas metas con la ayuda de alguna institución financiera que proporcione los recursos faltantes. En este caso, una de las soluciones más comunes es solicitar un crédito hipotecario.

 

¿Qué es un crédito hipotecario?

Un crédito hipotecario es un préstamo a mediano o largo plazo que se otorga para la compra, ampliación, reparación o construcción de una vivienda, compra de espacios, oficinas o locales comerciales. En estos casos, la propiedad adquirida queda en garantía o hipotecada a favor del banco para asegurar el cumplimiento del crédito, razón de que sea nombrado de esta manera.

El contrato de crédito se refiere al acto jurídico en donde el acreditante (por ejemplo, un banco), se obliga a poner una suma de dinero a disposición del acreditado (cliente), quien hace uso del dinero concedido en la forma y en los términos convenidos. El primero pedirá de garantía el propio inmueble que se comprará, y a esto se le conoce como un crédito hipotecario.

Para solicitarlo, la persona interesada puede acercarse al banco de su preferencia o bien, en caso de cotizar para el Infonavit o Fovissste también es posible pedirlo a estas instituciones.

 

 

¿Qué se debe tomar en cuenta al adquirirlo?

Hay muchos aspectos a considerar, ya que el mismo trámite conlleva tiempo y requisitos indispensables para que la operación sea exitosa.

Algunos de los consejos que el Colegio de Notarios de la Ciudad de México recomienda a la hora de solicitar un crédito hipotecario, son:

  • Considera varias opciones. Las condiciones de los créditos hipotecarios son negociables y adaptables, por ello, muchas personas piden información en distintas instituciones para encontrar el que mejor se adecúe a sus necesidades. Sería un error elegir la hipoteca que ofrece su banco habitual sin antes conocer otras alternativas.
  • Toma en cuenta los pagos mensuales. Al adquirir un crédito te comprometes a pagar la cantidad establecida mensualmente, mientras que la institución que te haya otorgado el préstamo se compromete a respetar los términos y condiciones pactados. Todo esto se asegura mediante la firma de un contrato.
  • Busca apoyo de expertos. Es recomendable que se busque orientación de expertos en la materia para que puedan brindar la información más completa posible. En este sentido, los notarios son profesionales que pueden fungir como asesores durante el proceso.
  • Recuerda. Un crédito hipotecario también puede ser otorgado para fines generales, es decir, para utilizar el dinero en los proyectos que el cliente que recibe el préstamo desee llevar a cabo. En este caso, también se utiliza un bien inmueble para ser hipotecado y quedar como garantía del pago del préstamo recibido.

Los plazos a los cuales se otorgan estos créditos son de varios años, lo cual debe ser informado dentro de las características, junto a los otros costos y tasas de interés asociadas.  

En conclusión, no debes olvidar que, si bien el crédito hipotecario es un apoyo para adquirir una casa, tu inmueble queda como garantía, así que, si por cualquier razón dejas de pagar tu hipoteca sucedería lo siguiente:

  • Al primer mes de atraso se generarán intereses moratorios que suelen ser mayores a los que pagas por el crédito.
  • A los tres meses, tu tasa de interés se congelará, pero seguirás acumulando intereses moratorios.
  • Después de los tres meses, la institución financiera que te haya otorgado el crédito iniciará con un juicio mediante el cual podrías perder tu casa.

 

Previo a la compraventa

Recuerda que la compra de una casa implica la toma de muchas decisiones y aspectos a considerar, por lo que en este artículo te indicamos también algunos pasos y requisitos que te ayudarán a adquirir una propiedad con certeza jurídica:

1. Busca la asesoría de un notario. Toda compra de inmueble debe constar en escritura pública otorgada ante Notario, así que el primer consejo que te podemos brindar es: Antes de firmar cualquier contrato o comprometerte a la compraventa de cualquier forma, contacta a tu notario de confianza.

Él puede confirmar ciertos aspectos básicos del inmueble antes de realizar la compraventa, por ejemplo:

  • Que la persona que vende el inmueble realmente es el dueño y si, además, es el único propietario.
  • Que no existe un juicio testamentario inconcluso.
  • Que la propiedad no tiene una hipoteca.

El notario te auxiliará a revisar la situación jurídica del inmueble. Dependiendo de la legislación local, él se encargará de tramitar las constancias que acrediten que la propiedad está libre de gravámenes y al corriente en el pago de sus contribuciones como predial y agua.

2. Asegúrate de que los agentes inmobiliarios sean auténticos y confiables. Los agentes o agencias de bienes raíces deben registrar su contrato de adhesión frente a la Profeco para poder comercializar un inmueble. Es importante cerciorarse de que exista este registro.

3. Si vas a comprar vivienda o algún otro inmueble en una preventa, investiga si existen quejas en la Profeco por retraso en la entrega y en el cumplimiento de compromisos por parte del desarrollador inmobiliario. Podrás encontrar el listado de compañías y servicios inmobiliarios que han recibido quejas en burocomercial.profeco.gob.mx. Revisa también los permisos y licencias de construcción; en su caso, apóyate en tu notario.

4. Asegúrate de la identidad del vendedor. Pide ayuda a tu notario para que se cerciore de ésta.

5. Ten cuidado con la adquisición de terrenos baldíos, pues son los favoritos de los defraudadores. Investiga cómo, cuándo y bajo qué circunstancias adquirió tu vendedor el terreno, haz todos los pagos con cheques para abono en cuenta o transferencias y asegúrate de que tenga una oficina o un lugar dónde se le pueda localizar.

6. Comprueba el estado real del inmueble. Lleva a un especialista que pueda revisar el estado de las tuberías, el cableado eléctrico y las instalaciones de gas para evitar así vicios ocultos.

7. Ten cuidado y trata de obtener referencias del comprador. Pueden surgir problemas relacionados con el lavado de dinero. Para evitarlo, tu notario te asesorará.

 

Durante la compraventa:

1. Escritura la propiedad lo antes posible, de preferencia al hacer el pago. La escrituración es la forma más segura de comprobar la propiedad de un inmueble. No hacerlo es riesgoso, puesto que los contratos privados o poderes no son soluciones a largo plazo; por ejemplo, la muerte del poderdante o del apoderado da por concluido el poder.

2. Utiliza formas de pago seguras. Las transferencias o cheques certificados son algunas de las mejores. Pide también asesoría de tu notario.

 

Después de la compraventa:

1. Ocupa el terreno o inmueble. Dejar desocupado el lugar por largo tiempo incrementa sustancialmente el riesgo de verse sujeto a un fraude.

2. El notario es tu mejor aliado para proteger tu inmueble, acude a él para obtener información de cómo realizar una compraventa segura o revisar la situación actual de tu patrimonio. Si no conoces ninguno, comunícate al Colegio Nacional del Notariado Mexicano y pregunta quién puede atenderte en tu estado.

 


Texto:Luis Antonio Montes de Oca Mayagoitia - Colegio de Notarios de la Ciudad de México

Foto: Real Estate Market & Lifestyle