|  

La responsabilidad de todos los actores, desde las autoridades, instituciones y clientes, evitó una crisis financiera y familiar. La situación puso a repensar a toda la industria inmobiliaria e hipotecaria y se reaccionó con rapidez y correctamente.