A pesar de la recesión económica que experimentamos, el hecho de no estar acompañada por una crisis financiera ayuda mucho al desempeño del mercado hipotecario.

El crédito siempre es bueno cuando lo puedes pagar. Será la llave para alcanzar tus metas, así que, cuídalo, para que todos los otorgantes de crédito te quieran como su cliente.

El costo del crédito hipotecario ha regresado, después de cinco años, a nuevos mínimos históricos, haciendo muy atractiva la demanda, así como la mejora de hipotecas contratadas en el pasado.

A través de la portabilidad hipotecaria, un acreditado puede abaratar el costo de su crédito o pagarlo en menor plazo, posibilidad que se hace más atractiva por las recientes bajas de las tasas de interés del producto hipotecario de la banca.

La crisis económica que vivimos genera un elevado riesgo de deterioro para la cartera vencida del crédito que ofrece la banca al sector privado. Sin embargo, hasta el cierre del primer semestre, la banca en general y el portafolio hipotecario en particular se mostraron fuertes y sanos, aunque hay riesgos latentes.