Llevamos años peleando por el mercado y solo atendemos la punta de la pirámide poblacional, dónde está el sector formal y altos ingresos. Hoy debemos ampliarnos a todos los segmentos.

Después de la crisis de 2008 a 2009, la banca fue la única que otorgaba hipotecas; sin embargo, han resurgido las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes) para atender la demanda.

El mercado hipotecario mexicano continúa aprendiendo de las circunstancias que se van presentando y evolucionan constantemente para mejorar sus productos.

El sistema bancario mexicano se ha concentrado en generar condiciones favorables para desarrollar el mercado hipotecario y satisfacer su demanda. Sin embargo, aún hay mucho por hacer en la materia.

El mercado de crédito hipotecario mexicano ha demostrado su buen desempeño en etapas difíciles. Ha probado que funciona bien. Pensando en el futuro con un nuevo gobierno, no hay que meterle mano.