Crónica de un ataque anunciado: ICA y GMD a la caza del mercado de vivienda

Con una amplia trayectoria y experiencia a toda prueba en el sector de la construcción de infraestructura, este par de gigantes mexicanos han descubierto, quizá tarde, un apetitoso pastel en la construcción de vivienda. Sin embargo, aseguran que llegaron para quedarse, y ya trabajan para engullir una buena parte del mercado.

0 No me gusta0
Crónica de un ataque anunciado: ICA y GMD a la caza del mercado de vivienda

Con una amplia trayectoria y experiencia a toda prueba en el sector de la construcción de infraestructura, este par de gigantes mexicanos han descubierto, quizá tarde, un apetitoso pastel en la construcción de vivienda. Sin embargo, aseguran que llegaron para quedarse, y ya trabajan para engullir una buena parte del mercado.


Conjunto oasis León Guanajuato | ICA

Algunos dicen que su llegada era sólo cuestión de tiempo. Un buen día, cuando el panorama económico de México comenzó a cambiar, cuando los resultados macroeconómicos fortalecieron la confianza de los inversionistas y las políticas públicas se pusieron a tono con el momento histórico, el boom del desarrollo de vivienda ya estaba presente. Entonces los resultados no se hicieron esperar.

Una cantidad no oficial pero estimada en más de dos mil desarrolladoras de vivienda "germinaron" en el fértil campo inmobiliario mexicano, un mercado ávido de este producto debido al profundo déficit de vivienda acumulado tras décadas de crisis económica y falta de planeación transexenal.

Rápidamente, algunas desarrolladoras con experiencia en el mercado se aprestaron a intervenir. Algunas de ellas con una larga trayectoria y presencia en múltiples plazas del país, otras comenzaron desde abajo y han cobrado notoriedad poco a poco, fragmentando el mercado y dejándolo sin un jugador dominante, situación que "los grandes" vieron como un excelente caldo de cultivo para poner "las manos en la obra".

Lo que muchos no esperaban es precisamente que compañías como Ingenieros Civiles y Asociados (hoy Empresas ICA) y Grupo Mexicano de Desarrollo (GMD) incursionaran en un mercado en el que habían estado fuera, principalmente porque su visión y apuesta históricamente había estado ligada a la construcción de infraestructura. Sin embargo, analistas consultados dicen que el mercado inmobiliario, sobre todo el de la vivienda, se ha vuelto tan apetitoso hoy día que habría sido difícil que no tomaran en cuenta lo que sucedía en el sector y, más aún, que no decidieran intervenir directamente en él.


Génesis

ICA y GMD son dos gigantes empresariales sin los que difícilmente se entendería el desarrollo industrial de México durante la segunda mitad del siglo XX, ya que fueron éstos los que han erguido algunas de las obras más representativas de este periodo. Sólo por mencionar algunas, por parte de GMD destacan la planta de aceración de Altos Hornos de México construída en 1976, el edificio corporativo de 30 niveles de Mexicana de Aviación en 1984 y la carretera Cuernavaca-Acapulco en 1993, mejor conocida como la Autopista del Sol.

En el caso de ICA, obras como la construcción del metro de la Ciudad de México, cientos de kilómetros de autopistas y carreteras, así como recientemente las presas para la central hidroeléctrica El Cajón, en el Estado de Nayarit y próximamente La Yesca, la cual habrá de ser la más grande en su tipo en el mundo, hablan en una sola frase, de tener el know how.

ICA, fundada en el año de 1947 por Bernardo Quintana y un grupo de 18 talentosos ingenieros, es reconocida como uno de los baluartes de la ingeniería mundial, con obra presente desde las ciudades más importantes de la Unión Americana y hasta la Patagonia, sin olvidar aquella asentada en el continente europeo.

Paradójicamente, esta empresa de infraestructura tuvo en sus inicios la encomienda de construir uno de los desarrollos condominales más emblemáticos de la ciudad capital: la Unidad Habitacional Miguel Alemán, obra icónica de la arquitectura de vivienda masiva debido a su apego a los cánones del movimiento funcionalista en México, en la que el famoso arquitecto mexicano Mario Pani ejecutara paso a paso los postulados de esta tendencia creada por el suizo Charles Édouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier.

El origen de GMD se remonta al año 1942, teniendo como antecedente a Constructora Anáhuac y Constructora Ballesteros, teniendo ambas con Crescencio Ibarra Ballesteros y Jorge Ballesteros Franco a la cabeza. En 1975 decidieron darle un vuelco a la empresa y entre otras modificaciones decidieron cambiar la razón social de la misma a Grupo Mexicano de Desarrollo.
Hoy día la compañía fundada por los Ballesteros cuenta con un historial de más de 500 obras de infraestructura en el país y la única concesión para explotar, operar y administrar una red de agua potable, ubicada en Cancún, Quintana Roo, así como el servicio de recolección de residuos sólidos urbanos de las ciudades de Puebla y Mérida, entre muchas obras más de importancia económica y logística toral para el país como la construcción y operación de puertos marítimos.

El primer tabique


Recamara edificio Reforma 27 | ICA

-ICA

En entrevista exclusiva para Real Estate Market & Lifestyle, Diego Quintana K., director general de Viveica, la división constructora de vivienda de ICA, comentó que aunque con poco ruido, su intervención en el sector comenzó hace tiempo atrás, incluso desde antes de que se diera el boom inmobiliario actual, con proyectos como Isla Dorada en Cancún, campos de golf en Los Cabos, entre otros. Sin embargo, el llamado "error de diciembre" que desembocara en la crisis económica de 1995, "orilló limitar los planes al mínimo debido a la falta de liquidez, aunque se quedaron operando pequeños proyectos de vivienda, que al encontrar la semilla germinal en el sexenio foxista se decidieron potenciar, por lo que se capitalizó el área además de poner a su disposición reserva territorial que el grupo tenía en plazas como Tijuana, Ciudad Juárez, León, Querétaro, Estado de México, Cancún y a la que se le añadió recientemente en los estados de Veracruz, Jalisco y Nuevo León, donde buscan una futura expansión".


Diego Quintana | ICA
Director general de Viveica



Es importante mencionar que, a la fecha, Viveica es la división con más fuerte crecimiento y expansión del grupo, con presencia en los segmentos de interés social, medio y residencial. Diego Quintana dice que esta expansión atañe a que le están dando celeridad al trabajo, pues "nos dimos cuenta de que llegamos un poco tarde al juego".

Actualmente Viveica cuenta con una reserva territorial calculada para 80 mil viviendas y un monto calculado de inversiones que ronda los 700 millones de pesos para el año en curso.

La cereza del pastel en la capital es una obra que se encuentra en desarrollo en un predio sobre el Paseo de la Reforma, que contará con 290 departamentos de súper lujo y buscará competir en un nicho en el que ya hay jugadores importantes que han visto una jugosa apuesta en la regeneración del corredor Centro Histórico-Reforma-Chapultepec.

-GMD


Vista nocturna de los riscos Resorts| GMD



Jorge Ballesteros Zavala, director general de GMD, comentó en entrevista privada paraReal Estate Market & Lifestyle que el buen ambiente de negocios que prevalece en el país, sumado a los atractivos retornos en las inversiones de bienes raíces, han capturado poderosamente la atención de GMD, que hoy día tiene en fase de desarrollo el proyecto Los Riscos-Cabo Marqués. El proyecto urbanístico-inmobiliario más ambicioso en el puerto de Acapulco en nuestros días, y sobre el cual trabajan no sólo con miras a un beneficio propio, sino en la búsqueda de revitalizar la imagen del puerto hacia el interior del país y hacia el extranjero, para restituir el brillo de lo que fue en sus años mozos la "Perla del Pacífico".

Ballesteros detalló que el surgimiento de su división de vivienda nació el 22 de enero de 2008, cuando se escindió como empresa GMD Resorts, de la división GMD Infraestructura, estrategia mediante la cual se encontraría mayor facilidad para financiar los proyectos de cada sector, mientras que a su vez se simplificaría el modelo de negocio. Desde entonces, GMD Resorts ya se encuentra en la lista como operadora en la Bolsa Mexicana de Valores.


Jorge Ballesteros Zavala | RH
Director General de GMD

El ingeniero Ballesteros describió al proyecto Los Riscos-Cabo Marqués como una reserva territorial superior a las 250 hectáreas en la zona de mayor plusvalía de la Bahía de Santa Bárbara, es decir Punta Diamante, la cual se encuentra a tan sólo 10 minutos del Aeropuerto Internacional de Acapulco y a unos pasos del tramo carretero que conecta a esta zona con la Autopista del Sol, tramo que ellos administran.

Describió el proyecto Los Riscos como un desarrollo de más de 208 mil 600 metros cuadrados con propiedades unifamiliares y de condominio, donde también está proyectada una Marina con 325 lugares de atraque y una zona comercial de categoría Premium. Paralelamente el proyecto contará con macrolotes de más de 534 mil metros cuadrados que estarán a la venta para desarrolladores; la construcción de un hotel que operará la prestigiosa cadena Banyan Tree, que constará de 71 villas de lujo en más de 100 mil metros cuadrados y las más exquisitas amenidades.

Según Ballesteros,la apuesta de GMD en materia inmobiliaria se concentrará en el segmento de altos ingresos, ya que representa un manejo más confiable en sus operaciones y un retorno que le podrá dar liquidez inmediata a sus nuevos proyectos. De hecho, ya tienen en miras la edificación de más obras en plazas como Cancún, Isla Mujeres, la Riviera Maya y posiblemente la zona del Pacífico mexicano con mayor proyección en este momento, el área de Los Cabos. No obstante; no detalló el monto de las inversiones contempladas, ya que aún se encuentran en estudio.

Ventajas competitivas

Opinan los analistas que la suma de estos dos "monstruos" de la construcción es positiva, ya que con la experiencia que cuentan en los rubros de infraestructura generan valor agregado a sus proyectos.

Diego Quintana, economista de profesión y formado desde la cuna en estos menesteres, supo desde el momento de la conceptualización de Viveica las posibilidades que existen de contar con el aparato que representa ICA en su totalidad. Asegura que desarrolladores como GEO y Homex se han acercado a ellos para establecer alianzas con la finalidad de que les provean de lo mejor que saben hacer: las redes de infraestructura y servicios públicos. Una apuesta que a todas luces parece virtuosa, y que en el caso de sus desarrollos propios, dota de una calidad a la obra que difícilmente podrían subcontratar con alguien más.

Ballesteros, quien también creció bajo el andamiaje de la empresa de su familia, fue contundente al decir que "la obra efectuada por ellos en el proyecto Los Riscos-Cabo Marqués le dejan en un nivel de calidad y superioridad en todos los planos. En primera instancia señaló que el comprador tiene la certeza de que con quién realiza la transacción, no será una empresa que a la vuelta de unos meses o años desaparecerá, dejándole sin respaldo como llega a ocurrir, situación que también redunda en seguridad jurídica. Por otra parte, como Los Riscos-Cabo Marqués será un desarrollo tan exclusivo, las inversiones en infraestructura urbana son de primer mundo y ejemplificó que tan sólo en este rubro las inversiones rebasan los 30 millones de dólares.

Diego Quintana comentó que una más de las ventajas del "tamaño" está en la posibilidad de ir planeando su crecimiento y expansión en territorio nacional, puesto que por el momento la apuesta se concentra en llevar al tope los mercados en los que ya operan, y luego se desplazarían a otras demarcaciones donde puedan rendir frutos sus unidades de negocios. Confirmó que ahora enfocan sus baterías en los mercados de Baja California, Los Cabos y la Península de Yucatán, mientras que dejó en claro que la pausa en la vivienda proyectada en estas localidades "debido al fenómeno subprime del mercado estadounidense." sirve para hacer estudios de cómo impactar de la mejor manera, y seguir atacando de forma más agresiva.

Quintana comentó que la mezcla o participación de sus negocios dependiendo de los segmentos se focalizará en una ecuación de 75 por ciento de nivel medio-residencia y 25 por ciento de categoría residencial o residencial plus, que en su totalidad podría llevarles a la construcción de unas 11 mil 500 casas contra escrituración al finalizar el año.

Así pues, mientras las fuerzas del mercado sigan teniendo la de demanda con que actualmente cuentan, las posibilidades de incursionar en él son ilimitadas, toda vez que quien mejor juegue sus piezas en el tablero podrá ganar una cuota mayor de mercado para beneficio propio. Lo inusitado está sucediendo, y los resultados positivos están a la vista. La historia se está escribiendo, la forma en que se solucionen los desenlaces se están trabajando... como en un principio, ahora y siempre, sólo será cuestión de tiempo. Los gigantes amenazan: llegaron para quedarse.

Crónica de un ataque anunciado: ICA y GMD a la caza del mercado de vivienda

Con una amplia trayectoria y experiencia a toda prueba en el sector de la construcción de infraestructura, este par de gigantes mexicanos han descubierto, quizá tarde, un apetitoso pastel en la construcción de vivienda. Sin embargo, aseguran que llegaron para quedarse, y ya trabajan para engullir una buena parte del mercado.

Algunos dicen que su llegada era sólo cuestión de tiempo. Un buen día, cuando el panorama económico de México comenzó a cambiar, cuando los resultados macroeconómicos fortalecieron la confianza de los inversionistas y las políticas públicas se pusieron a tono con el momento histórico, el boom del desarrollo de vivienda ya estaba presente. Entonces los resultados no se hicieron esperar.

Una cantidad no oficial pero estimada en más de dos mil desarrolladoras de vivienda "germinaron" en el fértil campo inmobiliario mexicano, un mercado ávido de este producto debido al profundo déficit de vivienda acumulado tras décadas de crisis económica y falta de planeación transexenal.

Rápidamente, algunas desarrolladoras con experiencia en el mercado se aprestaron a intervenir. Algunas de ellas con una larga trayectoria y presencia en múltiples plazas del país, otras comenzaron desde abajo y han cobrado notoriedad poco a poco, fragmentando el mercado y dejándolo sin un jugador dominante, situación que "los grandes" vieron como un excelente caldo de cultivo para poner "las manos en la obra".

Lo que muchos no esperaban es precisamente que compañías como Ingenieros Civiles y Asociados (hoy Empresas ICA) y Grupo Mexicano de Desarrollo (GMD) incursionaran en un mercado en el que habían estado fuera, principalmente porque su visión y apuesta históricamente había estado ligada a la construcción de infraestructura. Sin embargo, analistas consultados dicen que el mercado inmobiliario, sobre todo el de la vivienda, se ha vuelto tan apetitoso hoy día que habría sido difícil que no tomaran en cuenta lo que sucedía en el sector y, más aún, que no decidieran intervenir directamente en él.


Génesis

ICA y GMD son dos gigantes empresariales sin los que difícilmente se entendería el desarrollo industrial de México durante la segunda mitad del siglo XX, ya que fueron éstos los que han erguido algunas de las obras más representativas de este periodo. Sólo por mencionar algunas, por parte de GMD destacan la planta de aceración de Altos Hornos de México construída en 1976, el edificio corporativo de 30 niveles de Mexicana de Aviación en 1984 y la carretera Cuernavaca-Acapulco en 1993, mejor conocida como la Autopista del Sol.

En el caso de ICA, obras como la construcción del metro de la Ciudad de México, cientos de kilómetros de autopistas y carreteras, así como recientemente las presas para la central hidroeléctrica El Cajón, en el Estado de Nayarit y próximamente La Yesca, la cual habrá de ser la más grande en su tipo en el mundo, hablan en una sola frase, de tener el know how.

ICA, fundada en el año de 1947 por Bernardo Quintana y un grupo de 18 talentosos ingenieros, es reconocida como uno de los baluartes de la ingeniería mundial, con obra presente desde las ciudades más importantes de la Unión Americana y hasta la Patagonia, sin olvidar aquella asentada en el continente europeo.

Paradójicamente, esta empresa de infraestructura tuvo en sus inicios la encomienda de construir uno de los desarrollos condominales más emblemáticos de la ciudad capital: la Unidad Habitacional Miguel Alemán, obra icónica de la arquitectura de vivienda masiva debido a su apego a los cánones del movimiento funcionalista en México, en la que el famoso arquitecto mexicano Mario Pani ejecutara paso a paso los postulados de esta tendencia creada por el suizo Charles Édouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier.

El origen de GMD se remonta al año 1942, teniendo como antecedente a Constructora Anáhuac y Constructora Ballesteros, teniendo ambas con Crescencio Ibarra Ballesteros y Jorge Ballesteros Franco a la cabeza. En 1975 decidieron darle un vuelco a la empresa y entre otras modificaciones decidieron cambiar la razón social de la misma a Grupo Mexicano de Desarrollo.
Hoy día la compañía fundada por los Ballesteros cuenta con un historial de más de 500 obras de infraestructura en el país y la única concesión para explotar, operar y administrar una red de agua potable, ubicada en Cancún, Quintana Roo, así como el servicio de recolección de residuos sólidos urbanos de las ciudades de Puebla y Mérida, entre muchas obras más de importancia económica y logística toral para el país como la construcción y operación de puertos marítimos.

El primer tabique

-ICA

En entrevista exclusiva para Real Estate Market & Lifestyle, Diego Quintana K., director general de Viveica, la división constructora de vivienda de ICA, comentó que aunque con poco ruido, su intervención en el sector comenzó hace tiempo atrás, incluso desde antes de que se diera el boom inmobiliario actual, con proyectos como Isla Dorada en Cancún, campos de golf en Los Cabos, entre otros. Sin embargo, el llamado "error de diciembre" que desembocara en la crisis económica de 1995, "orilló limitar los planes al mínimo debido a la falta de liquidez, aunque se quedaron operando pequeños proyectos de vivienda, que al encontrar la semilla germinal en el sexenio foxista se decidieron potenciar, por lo que se capitalizó el área además de poner a su disposición reserva territorial que el grupo tenía en plazas como Tijuana, Ciudad Juárez, León, Querétaro, Estado de México, Cancún y a la que se le añadió recientemente en los estados de Veracruz, Jalisco y Nuevo León, donde buscan una futura expansión".

Es importante mencionar que, a la fecha, Viveica es la división con más fuerte crecimiento y expansión del grupo, con presencia en los segmentos de interés social, medio y residencial. Diego Quintana dice que esta expansión atañe a que le están dando celeridad al trabajo, pues "nos dimos cuenta de que llegamos un poco tarde al juego".

Actualmente Viveica cuenta con una reserva territorial calculada para 80 mil viviendas y un monto calculado de inversiones que ronda los 700 millones de pesos para el año en curso.

La cereza del pastel en la capital es una obra que se encuentra en desarrollo en un predio sobre el Paseo de la Reforma, que contará con 290 departamentos de súper lujo y buscará competir en un nicho en el que ya hay jugadores importantes que han visto una jugosa apuesta en la regeneración del corredor Centro Histórico-Reforma-Chapultepec.

-GMD

Jorge Ballesteros Zavala, director general de GMD, comentó en entrevista privada paraReal Estate Market & Lifestyle que el buen ambiente de negocios que prevalece en el país, sumado a los atractivos retornos en las inversiones de bienes raíces, han capturado poderosamente la atención de GMD, que hoy día tiene en fase de desarrollo el proyecto Los Riscos-Cabo Marqués. El proyecto urbanístico-inmobiliario más ambicioso en el puerto de Acapulco en nuestros días, y sobre el cual trabajan no sólo con miras a un beneficio propio, sino en la búsqueda de revitalizar la imagen del puerto hacia el interior del país y hacia el extranjero, para restituir el brillo de lo que fue en sus años mozos la "Perla del Pacífico".

Ballesteros detalló que el surgimiento de su división de vivienda nació el 22 de enero de 2008, cuando se escindió como empresa GMD Resorts, de la división GMD Infraestructura, estrategia mediante la cual se encontraría mayor facilidad para financiar los proyectos de cada sector, mientras que a su vez se simplificaría el modelo de negocio. Desde entonces, GMD Resorts ya se encuentra en la lista como operadora en la Bolsa Mexicana de Valores.

El ingeniero Ballesteros describió al proyecto Los Riscos-Cabo Marqués como una reserva territorial superior a las 250 hectáreas en la zona de mayor plusvalía de la Bahía de Santa Bárbara, es decir Punta Diamante, la cual se encuentra a tan sólo 10 minutos del Aeropuerto Internacional de Acapulco y a unos pasos del tramo carretero que conecta a esta zona con la Autopista del Sol, tramo que ellos administran.

Describió el proyecto Los Riscos como un desarrollo de más de 208 mil 600 metros cuadrados con propiedades unifamiliares y de condominio, donde también está proyectada una Marina con 325 lugares de atraque y una zona comercial de categoría Premium. Paralelamente el proyecto contará con macrolotes de más de 534 mil metros cuadrados que estarán a la venta para desarrolladores; la construcción de un hotel que operará la prestigiosa cadena Banyan Tree, que constará de 71 villas de lujo en más de 100 mil metros cuadrados y las más exquisitas amenidades.

Según Ballesteros,la apuesta de GMD en materia inmobiliaria se concentrará en el segmento de altos ingresos, ya que representa un manejo más confiable en sus operaciones y un retorno que le podrá dar liquidez inmediata a sus nuevos proyectos. De hecho, ya tienen en miras la edificación de más obras en plazas como Cancún, Isla Mujeres, la Riviera Maya y posiblemente la zona del Pacífico mexicano con mayor proyección en este momento, el área de Los Cabos. No obstante; no detalló el monto de las inversiones contempladas, ya que aún se encuentran en estudio.

Ventajas competitivas

Opinan los analistas que la suma de estos dos "monstruos" de la construcción es positiva, ya que con la experiencia que cuentan en los rubros de infraestructura generan valor agregado a sus proyectos.

Diego Quintana, economista de profesión y formado desde la cuna en estos menesteres, supo desde el momento de la conceptualización de Viveica las posibilidades que existen de contar con el aparato que representa ICA en su totalidad. Asegura que desarrolladores como GEO y Homex se han acercado a ellos para establecer alianzas con la finalidad de que les provean de lo mejor que saben hacer: las redes de infraestructura y servicios públicos. Una apuesta que a todas luces parece virtuosa, y que en el caso de sus desarrollos propios, dota de una calidad a la obra que difícilmente podrían subcontratar con alguien más.

Ballesteros, quien también creció bajo el andamiaje de la empresa de su familia, fue contundente al decir que "la obra efectuada por ellos en el proyecto Los Riscos-Cabo Marqués le dejan en un nivel de calidad y superioridad en todos los planos. En primera instancia señaló que el comprador tiene la certeza de que con quién realiza la transacción, no será una empresa que a la vuelta de unos meses o años desaparecerá, dejándole sin respaldo como llega a ocurrir, situación que también redunda en seguridad jurídica. Por otra parte, como Los Riscos-Cabo Marqués será un desarrollo tan exclusivo, las inversiones en infraestructura urbana son de primer mundo y ejemplificó que tan sólo en este rubro las inversiones rebasan los 30 millones de dólares.

Diego Quintana comentó que una más de las ventajas del "tamaño" está en la posibilidad de ir planeando su crecimiento y expansión en territorio nacional, puesto que por el momento la apuesta se concentra en llevar al tope los mercados en los que ya operan, y luego se desplazarían a otras demarcaciones donde puedan rendir frutos sus unidades de negocios. Confirmó que ahora enfocan sus baterías en los mercados de Baja California, Los Cabos y la Península de Yucatán, mientras que dejó en claro que la pausa en la vivienda proyectada en estas localidades "debido al fenómeno subprime del mercado estadounidense." sirve para hacer estudios de cómo impactar de la mejor manera, y seguir atacando de forma más agresiva.

Quintana comentó que la mezcla o participación de sus negocios dependiendo de los segmentos se focalizará en una ecuación de 75 por ciento de nivel medio-residencia y 25 por ciento de categoría residencial o residencial plus, que en su totalidad podría llevarles a la construcción de unas 11 mil 500 casas contra escrituración al finalizar el año.

Así pues, mientras las fuerzas del mercado sigan teniendo la de demanda con que actualmente cuentan, las posibilidades de incursionar en él son ilimitadas, toda vez que quien mejor juegue sus piezas en el tablero podrá ganar una cuota mayor de mercado para beneficio propio. Lo inusitado está sucediendo, y los resultados positivos están a la vista. La historia se está escribiendo, la forma en que se solucionen los desenlaces se están trabajando... como en un principio, ahora y siempre, sólo será cuestión de tiempo. Los gigantes amenazan: llegaron para quedarse.