El organismo añadió que en el continente americano, las muertes casi se triplicarán para el 1 de octubre, superando los 627 mil decesos.

1 No me gusta1

Si persisten las condiciones actuales de contagios y no se implementan estrictas medidas probadas de salud pública, se registrarán 438 mil muertes por COVID-19 en Latinoamérica y el Caribe en los próximos tres meses, advirtió la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a partir del modelo del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME, por sus siglas en inglés).

El organismo añadió que en el continente americano, las muertes casi se triplicarán para el 1 de octubre, superando los 627 mil decesos. Esta proyección incluye a Estados Unidos, el país más afectado, y en el que se prevén más de 175 mil muertos en los próximos meses.

Y el pico de contagios en Latinoamérica se producirá en diferentes momentos: Chile y Colombia alcanzarán su punto máximo en los próximos 15 días; en Argentina, Bolivia, Brasil y Perú el pico se producirá en algún momento en agosto. En Centroamérica y México -país que al 30 de junio sumó 226 mil 89 contagios y 27 mil 769 muertes-, será a mediados de agosto; aunque en Costa Rica se espera para octubre.

Carissa Etienne, directora de la OPS, Oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), puntualizó que “es importante enfatizar que estas proyecciones se cumplirán solo si persisten las condiciones actuales. Los países pueden cambiar estas predicciones si toman las decisiones correctas e implementan estrictas medidas probadas de salud pública”.

En este sentido, señaló en conferencia de prensa que los gobiernos deben responder a la pandemia basados en datos de vigilancia epidemiológica cada vez más detallados; y pidió flexibilidad para minimizar el impacto del nuevo Coronavirus, sobre todo en comunidades muy dependientes de la economía informal.

Según datos de la OPS, las islas caribeñas que llevan más de 14 días sin notificar casos del virus son San Bartolomé, Anguila, San Pedro y Miquelón, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, Aruba, Sint Maarten, Islas Vírgenes Británicas, Bonaire, San Eustaquio y Saba, Granada y Santa Lucía. No obstante, el organismo alertó sobre ‘otros retos’ para la región, como la llegada de la gripe estacional en el Cono Sur sudamericano, que puede complicar los servicios de salud.