Los mercados accionarios internacionales han tenido un destacado desempeño a los largo de 2021, México no es la excepción, reaccionando con mucha anticipación a la recuperación global de la economía y aprovechando el periodo de bajas tasas de interés que ya culminó, pero ahora se enfrentan a diversos riesgos.

5 No me gusta0

Analistas de instituciones bursátiles coinciden que los participantes del mercado se han mantenido atentos a los indicadores que muestran la recuperación económica global.

Sin embargo, a pesar de un buen desempeño de los principales indicadores bursátiles globales, a lo largo del 2021, para la recta final del año hay una serie de factores que son motivo de preocupación.

En particular, el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), hasta el cierre del viernes tres de septiembre, se ubicó en 51,835.09 puntos para acumular un rendimiento en el año de 17.63 por ciento.

Durante el mes de agosto el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) logró el registro de seis máximos históricos, superando niveles no vistos desde 2017. El IPC acumuló al cierre de agosto una ganancia de 21% en el presente año. Posteriormente, se observó una toma de utilidades durante los primeros días de septiembre para ubicarse con el ya señalado 17.63% de rendimiento acumulado.

En Estados Unidos, los principales índices accionarios, como el Dow Jones se ubicó en 35,369.09 puntos hasta el viernes previo, lo que equivale a un rendimiento en el acumulado del año de 15.56 por ciento.

Cómo importantes termómetros de la economía, los índices accionarios han sido volátiles durante 2021, pero su balance muestra un resultado acumulado positivo.

En opinión de analistas de Intercam, sobre el futuro desempeño de estos mercados, destacaron que “en cuanto a los riesgos, consideramos que la posibilidad de un tapering (disminución gradual de medidas extraordinarias de política monetaria) inminente se ha reducido. El temor del avance de la variante delta a nivel internacional continuaría como una amenaza para la recuperación económica en la medida que impacte la confianza del consumidor. En México y Estados Unidos ya vimos algunas señales de deterioro en este indicador. Otro factor que pudiera resultar relevante es una mayor problemática en las cadenas de suministro que están afectando a la economía y a las empresas en particular”.

Por su parte, Banco Base considera que hay una serie de riesgos a la baja, entre ellos destacó los siguientes:

1.- El incremento de casos de coronavirus. La pandemia continúa siendo un riesgo latente para la recuperación económica, pues con la nueva ola del virus, se siguen viendo cifras elevadas de casos nuevos de Covid-19. En Estados Unidos se están reanudando esfuerzos para hacer espacio para pacientes contagiados con coronavirus, cuya propagación está siendo acelerada por la variante Delta. Adicionalmente, la propagación de la variante Delta de coronavirus, ha llevado a algunos países a reimponer medidas de contingencia lo que ha causado una desaceleración en la recuperación de la actividad económica mundial.

2.- Evidencia de una desaceleración económica. Durante el mes, se han publicado indicadores económicos débiles alrededor del mundo, destacándose los reportados en China y Estados Unidos, los cuales causaron nerviosismo en el mercado mundial ya que ponen en evidencia una desaceleración económica.

3.- Tensiones geopolíticas en Afganistán. Los talibanes retomaron la capital de Afganistán tras 20 años de lucha contra Estados Unidos, una semana después de que el gobierno norteamericano retirara sus tropas del país. Aunque este no es un evento que tiene un impacto económico global, el resurgimiento del poder de los talibanes pone en duda el rol internacional de Estados Unidos. Asimismo, se incrementó la incertidumbre geopolítica ante las explosiones reportadas cerca del aeropuerto internacional de Kabul en Afganistán el pasado 27 de agosto.

4.- Regulaciones por parte de China hacia las principales empresas tecnológicas. El gobierno chino ha impuesto nuevas regulaciones en el sector tecnológico de su país desde febrero, las cuales se esperan sigan incrementando y continúen ahuyentado a los inversionistas. Bajo este contexto, específicamente en Asia, los mercados de capitales tuvieron un desempeño menos favorable. Cabe mencionar que, al interior del índice Hang Seng de Hong Kong, el índice del sector tecnológico acumuló una caída al cierre de agosto de 39.94% desde el máximo alcanzado en febrero de este año.