Continúa trabajando para llevar a cabo la reestructura de deuda y la monetización de activos no productivos para mejorar su situación financiaera hacia el largo plazo.

0 No me gusta0

Grupo GICSA, desarrolladora y operadora de centros comerciales y oficinas corporativas, reportó una caída de 11%, a 702 millones de pesos, en el tercer trimestre del 2021 comparado con igual lapso del año previo, como efecto por las disminuciones en la ocupación.  

El ingreso por renta fija, en el periodo de comparación, después del reconocimiento proporcional del programa de apoyos Covid-19, fue de 637 millones, lo que representa un decremento de 22%, dijo la empresa en su informe financiero del tercer tercio de este año.

Mientras que el ingreso neto operativo (NOI) consolidado fue de 762 millones de pesos, lo que refleja un decremento de 9 por ciento.

GICSA, que se encuentra presionada por su débil estado financiero, dijo que está asesorándose con la firma de abogados Lazard y sus acreedores, para llevar a cabo la reestructura de deuda y la monetización de activos no productivos para mejorar su situación hacia el largo plazo.

“A pesar de los avances de la vacunación en México, durante los dos primeros meses del trimestre, de nueva cuenta observamos un incremento en los casos y restricciones sanitarias, lo que detuvo el progreso de nuestros resultados operativos y financieros”, dijo Abraham Cababie Daniel, director General de Grupo GICSA.

La empresa informó que, al término del mes de septiembre, el número de visitantes en los centros comerciales del portafolio registró un total de 13 millones, un incremento de 52% comparado con el mismo periodo del 2020 y un decremento de 2% comparado con el trimestre inmediato anterior. Destacó que previo a la pandemia, en el tercer trimestre del 2019, se tuvieron 18 millones de visitantes.

“La continua intermitencia de restricciones sanitarias en las ciudades en donde tenemos nuestras propiedades nos mantiene en constantes negociaciones con nuestros clientes y socios comerciales en aras de mantener nuestras tasas de ocupación y renovación en niveles estables y a largo plazo. Además, mantenemos abiertas varias negociaciones pendientes con nuestros clientes para conceder y reconocer descuentos otorgados en trimestres anteriores”, añadió el directivo.

GICSA explicó que, en los tres meses referidos, añadió el concepto de ocupación ajustada, cálculo que excluye a los locales en abandono, lo cual representa un ajuste de -4% en la ocupación contractual del trimestre y de -12% comparado con el 2019. 

Dicho ajuste reduce la tasa de ocupación de 87% a 82% en el portafolio estabilizado y de 82% a 78% considerando las propiedades en estabilización (Explanada Culiacán, Lomas Altas y Masaryk 169). Mientras que el impacto en la facturación anual fue una reducción de aproximadamente 15% comparado con niveles pre pandemia.

“El efecto combinado de las disminuciones en la ocupación ajustada y la recuperación de la cartera han representado un impacto anual en el flujo de efectivo de la compañía por aproximadamente 1,100 millones de pesos, una disminución de 23% comparado con niveles pre pandemia'', abundó la compañía.

GICSA es dueño de 18 propiedades: 11 centros comerciales, cinco propiedades de uso mixto (los cuales incluyen cinco centros comerciales, cinco oficinas corporativas y un hotel) y dos edificios de oficinas corporativas, con un área rentable total de 995,047 metros cuadrados.