Para iniciarse en hábitos financieros positivos, las inversiones permiten que con un sueldo administrado, se puede destinar entre 10% o 20% de los ingresos en algún instrumento.

0 No me gusta0

Cuando los jóvenes llegan a lo que llaman el “segundo piso”, aparecen las primeras experiencias laborales y nuevas responsabilidades personales.

Al tiempo que se cierra una etapa de preparación escolar, comienza su desarrollo profesional e independencia económica para afrontar sus gastos diarios, pero es entonces que el ahorro interviene.

En esta etapa, debido a las emociones, hay una tentación constante por las compras, ya que descubren su capacidad de gastar; sin embargo, en finanzas, la mayoría se siente demasiado joven para enfocarse en temas económicos, pero por otro lado buscan adquirir un nuevo celular, asistir a un concierto, viajar o comprar auto como prioridades.

Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los jóvenes gastan más de lo que ganan, ya que 34.1% de su presupuesto lo destinan a alimentos, bebidas y tabaco, 18.8% a transporte, 14% a servicios educativos, pero 33.1% en gastos diversos. Además, 54% hacen compras fuera de presupuesto

Una opción para iniciarse en hábitos financieros positivos son las inversiones. Si un joven recibe su  primer sueldo, podría destinar entre 10% o 20% de sus ingresos a algún instrumento de inversión.

¿Cómo invertir?, a continuación te brindamos algunas opciones que puedes analizar si decides poner tu dinero en movimiento:

1.- Inversiones de renta fija. Es una alternativa común pero el margen de ganancias es bajo. Los activos financieros en renta fija son emitidos tanto por empresas privadas como por instituciones públicas. El inversionista se compromete a depositar una cantidad de dinero fija durante un periodo de tiempo establecido a cambio de obtener un rendimiento.

Un ejemplo son los CETES (Certificados de la Tesorería de la Federación), instrumento del Gobierno Federal que permite invertir con un mínimo de 100 pesos con plazos de 28 días, 3, y 6 meses o hasta un año, cada plazo otorga un porcentaje distinto de ganancia, entre menos tiempo, menor rendimiento y, a mayor tiempo, más ganancias.

2.- Fondos de inversión de renta variable. Son inversiones en activos de renta variable, principalmente en acciones de diferentes empresas que cotizan en los mercados financieros. Los rendimientos dependen de cómo se comporta tu inversión conforme los cambios del precio en el mercado durante el plazo que la mantienes.

Para diversificar tu capital en el mercado bursátil con una inversión accesible lo mejor es empezar con los ETFs (Exchange Traded Fund), son fondos de inversión que cotizan en una bolsa de valores como si fuera una acción. 

Una de sus características es la diversificación, al invertir en ETFs tendrás un portafolio con diferentes activos como en acciones de economías desarrolladas, acciones de economías emergentes, bienes raíces, entre otros. Una opción para adentrarte a los ETFs es con la empresa Vanguard, sus productos financieros son de bajo costo y podrás adquirir títulos con sólo 1,000 pesos.

3.- Crowdfunding. Se trata de un fondeo colectivo donde las necesidades de financiamiento de proyectos se transmiten a una comunidad a través de una plataforma digital y se obtiene apoyo de inversionistas, fondeadores y donantes.

Aquí se conoce la información del proyecto, los riesgos y beneficios, así las personas pueden analizar mejor cada alternativa antes de escoger.

Dentro de ellos está es el crowdfunding inmobiliario, una opción es M2Crowd, que permite a pequeños y medianos inversionistas colocar su dinero en activos inmobiliarios de alta calidad. Desde 3 mil pesos puedes tener un rendimiento anual de 13.5%, recuerda que de esta manera proteges tu inversión al estar respaldado por el inmueble, además históricamente los bienes raíces aumentan su valor con el tiempo.

Con estas ideas en mente, la meta es llegar al “tercer piso” con una vida financiera positiva. Recuerda, eso que logres en estos años se verá reflejado en tu futuro, no se trata de quedarte corto en tus gastos, se trata de invertir una pequeña cantidad para que te genere capital, destaca Simon Dalgleish, director de M2Crowd, plataforma de crowdfunding inmobiliario.